Módulos Temas Día

foto jaime 2

Una de las preguntas más recurrentes de los grandes filósofos ha sido ¿Qué es la felicidad? Algunos consideran que es hacer lo correcto, otros vivir bien y para otros encontrar tu objetivo en la vida. Hoy 20 de marzo, Día Internacional de la Felicidad, repasaré algunas de las recomendaciones de Aristóteles, Buda y Confucio con respecto a este tema y cómo podemos aplicarlas en nuestra vida laboral.

Empecemos por occidente, para Aristóteles la felicidad es un fin en sí mismo, la única cosa que merece ser alcanzada en la vida:

“La virtud es una posición intermedia…entre 2 vicios, uno por exceso y otro por defecto”

Su principal recomendación aunque parezca sorprendente, está relacionada con la geometría, para él todo lo que nos rodea tiene una proporción a la cual denominó áurea. La naturaleza, el arte, la arquitectura, los alimentos, el cielo, todo tiene una proporción que se traduce en la exactitud de la geometría. No me extenderé en esta explicación pues me temo que divagaría. El hecho concreto es que Aristóteles considera que así como hay una proporción universal en todo lo que nos rodea, el ser humano también por ende debe tener esa proporción en su comportamiento, lo cual nos lleva a la conclusión que la felicidad se alcanza cuando hay un equilibrio, pues los extremos generan infelicidad.

Por ejemplo: Si eres ocioso y no trabajas, generarás vicios y serás infeliz, pero si trabajas demasiado descuidarás a tu familia y a tu salud y también serás infeliz. Así que mucho cuidado en convertirte en un trabajólico. La felicidad es equilibrio.

Vemos lo que nos dice BUDA.
“Al reunir estos dos extremos (el desenfreno y el ascetismo), el iluminado sigue el camino medio que genera visión y conocimiento, que conduce a la paz, a la sabiduría, el pleno entendimiento y al nirvana”

Sidharta Gautama o simplemente BUDA (el iluminado) promueve el camino medio. Mediante sus 4 verdades y el óctuple sendero nos ofrece una serie de reflexiones y recomendaciones para poder vivir en armonía. Para él la felicidad está relacionada con la eliminación del sufrimiento. Recordemos que una cosa es el dolor y otra el sufrimiento, el dolor es inevitable el sufrimiento no.

Las 4 verdades de BUDA son:
1. La vida implica sufrimiento
2. El sufrimiento tiene un origen
3. Las causas del sufrimiento se pueden eliminar
4. Para eliminar esas causas sigue el Octuple Sendero.

El óctuple sendero considera rectitud de entendimiento, pensamiento, palabra, acción, medios de vida, esfuerzo, atención y concentración. Esto traerá armonía a tu vida y paz interior. Cierto son bastantes senderos pero podrían resumirse en que tus acciones estén alineadas a tus pensamientos, no hay doble discurso, ni doble moral, hay rectitud, justicia, transparencia, honestidad, solo así lograrás paz en tu corazón. ¿Les suena familiar esto en un entorno laboral? Por supuesto, lo que nos recomienda Buda es llevar una vida con valores. Si, esos valores que muchas veces están enmarcados en las empresas llenándose de polvo.

Ahora vayamos a la China y consultemos a Confucio.

“Si las cosas se salen del recto camino quien conozca la armonía será capaz de encausarlas”

Confucio se basó en las enseñanzas del TAO o el Camino, que son una serie de principios espirituales sin embargo sus recomendaciones son muy prácticas. Para el la vida es orden. La finalidad básica de todo ser humano es cumplir con las obligaciones y responsabilidades que le exige su lugar en la familia, comunidad y sociedad en general, solo así habrá orden. Si actúas con ética y responsabilidad, habrá orden y armonía en tu vida y por ende felicidad. Confucio antepone la responsabilidad al placer personal. Primero está lo colectivo que lo individual. Simple pero potente, no seas egoísta, se empático, recuerda que tus acciones repercutirán en los demás, así seas asistente, jefe, gerente o dueño. Piensa en los demás, piensa en tu equipo. Se responsable y comprometido.

Pensándolo bien luego de este repaso por las enseñanzas de estos tres sabios, quizá en lugar de celebrar el Día de la Felicidad deberíamos celebrar el día del Equilibrio, la Armonía y la Responsabilidad.

Fuente: The Middle Way. Lou Marinoff 2006.

 

 

Leer comentarios ( )