Módulos Temas Día

El Vino de la Semana José Bracamonte José Bracamonte

el Lado B presenta a una estrella: Julio Ribeyro

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

JULIO RIBEYRO

 

Director de Cine

 

Empezó desde muy joven en el mundo de la fotografía, al encontrar una cámara en un armario. Su pasión por el cine, fue en gran parte infundida por su padre, durante su juventud.

 

Estudió historia del arte en  “l’ école du Louvre” en 1988.  Posteriormente, entre 1990 y 1992, estudió dirección de fotografía en London International Film School de Inglaterra. Entre 1992 y 1993, continuó su formación en dirección de fotografía, en el prestigioso American film Instituto, donde tuvo el privilegio de asistir a cursos de directores como Michael Mann, William Freidkin, Mike Nichols  y James Cameron.

 

Entre 1993 y 1995 trabajó en Los Ángeles como jefe eléctrico y camarógrafo en producciones de videos musicales y largometrajes para Antonio Calvache, A.S.C.

 

En 1995 hizo su primer largometraje como director de fotografía: “Tot Veri”, película catalana, con Assumpta Serna y Nacho Duato, seleccionada en el Festival de San Sebastián, 1996.

 

Retornó a Paris, donde empieza a trabajar como director de fotografía, en videos musicales.  Ha trabajado en películas de alto presupuesto como «Anaconda» filmada en Brasil en 1997, y  donde participó como grip bajo la dirección fotografía  de Bill Butler, también miembro del a A.S.C.

 

En 1998, en Francia, participó en  su segundo largometraje como director de fotografía en la película:, “The  Birdwatcher” con Tom Hoffman y María de Medeiros.

 

Al día de hoy, ha trabajado en una veintena de largometrajes, y realizado la dirección de fotografía de la mitad. Resaltan entre sus trabajos:

 

“A +” (2001) con la participación de Eloy Azorín y Carlos Fuentes que recibió el Premio Especial del Jurado en el Festival de Málaga.

 

“Circuit” (2009) con Sophie Auster, Leticia Dolero y Oscar Janeada. Seleccionado para el Biznaga de oro en el festival de Málaga, nominado en la selección oficial del festival de Shanghái para el Golden Goblet y para el premio en el festival de Karlovy vary, 2010.

 

Desde  2012 trabajó como director de segundas unidades en series de televisión como: “Les hommes de l’ombre” con Nathalie Baye. “SK1” con Nathalie Baye y Raphaël Personnaz, aclamada por la crítica en Francia,  Premio Jaques Deray de mejor película policial, 2015. Premio Jaques Prévert de guion, 2016. Dos nominaciones a los “César”, premios  nacionales franceses para el cine.

 

Además, ha dirigido videos musicales y publicitarios hasta la actualidad. Desde el 2013, ha desarrollado el proyecto “Servicio Completo”, una película basada sobre personajes reales que trata de mirar la prostitución con un prisma diferente, una observación sobre la realidad de la madre soltera y la condición de la mujer en el Perú.

Decidí destapar un vinazo y sentarnos a compartir el tiempo. Mirando al mar, sintiendo la brisa de su sal y las mil preguntas que le quería formular. Igual llegué con un plan y su departamento en el malecón de Barranco me hacía sentir a su padre, el gran escritor. Pero yo lo quería entrevistar a él y saber de él. Su visión, su arte, sus inquietudes.

¨Hacer cine es una decisión altamente irracional, pero me enamoré del cine desde muy pequeño, la gran pantalla fue la que me enamoró. Mi padre de pequeño siempre me llevaba al cine y la pasábamos genial, ahí encontramos un lugar para ambos. Definitivamente las letras siempre me parecieron una valla muy alta, sabiendo quién es mi padre.

Pero en el cine era nuestro lugar, mi padre no era de jugar mucho conmigo a los soldaditos o lo que sea, él trataba de encontrar un lugar para los dos y fue el cine que nos permitió jugar a ambos.

Recuerdo que me llevaba en París a salas que hoy no existen, salas en blanco y negro, películas de los años 20, 30 o 40. Llega a mi mente por ejemplo cuando vimos a Butch Cassidy and the Sundance Kid por ejemplo, una maravilla, o quizá un Western por ejemplo. Veíamos el cine que es como la regla o la raíz de todo.

Los domingos por la noche había en el canal 3 un programa casi cultural de películas en blanco y negro. De vez en cuando estaba autorizado por mi padre a verlas y así iba creando un interés en mí muy grande. Uno de los directores que le apasiona es Bernardo Bertolucci, me cuenta que es muy visual, tenía un director de fotografía llamado Vittorio Storaro, que además hizo varias películas de Coppola, etc.. Bertolucci siempre fue muy hábil en su perspectiva visual, dice mucho.¨

Convivencia y convicción

¨Estuve siempre rodeado de arte, grandes artistas amigos de mi padre nutrían mucho mi conexión con la sensibilidad, la apreciación, el entendimiento del arte como profesión.

Llegue a segundo año de derecho y recuerdo que fallé un examen, fue una sensación innegable de no hacer las cosas por obligación, dentro mío ya estaba en un punto de quiebre. Me cuestioné a mi mismo si realmente quería seguir con ello, pero en mi mente ya estaba la imagen de un plató de cine, aunque nunca hubiese estado en uno. Recién conocí uno cuando ingresé a la escuela de cine.

Llega un momento en tu vida en donde te encuentras con una realidad, de lo que sueñas, de lo que anhelas y es ahí donde todo cambia y te sientes más cómodo que nunca. Ahí es donde el arte fluye, nace. Así que la dirección de fotografía fue lo que me convenció, una sensación de  narrativa con imágenes. Un lenguaje que yo podría crear al espectador para que sienta. Darle sentido a un texto con los colores, con las imágenes y así no ser comparado con mi padre y su forma de expresión artística. 

Si vives con artistas sabes el significado de este, lo valoras. Sabes que hay mucho trabajo, hay una constancia, hay una evolución. Mirarlo a mi padre en su mesa de trabajo, todos los días, concluyendo un texto, una obra, una carta, un cuento. Hay una disciplina obligatoria. ¨

Me confesó que no probó alcohol hasta los 25 años. Dice, ¨recuerdo que al final del curso de cine probé en una fiesta, en Barcelona. Un cocktail me atrapó el paladar¨. A pesar que le gustan los vinos blancos como el Chablis, o el Champagne clásico Parisino, descorchamos un tinto Nattan, un crianza de la bodega Buezo, un bello vino español de la denominación Arlanza, hecho de 100% la uva tempranillo y que nos fascinó. Un año en barrica, 40 meses en botella y con 92 puntos en la guía Peñín. Vegetal, apimentado, humo, sotobosque, un vino de artesanía ancestral y en una conversación que me ha quedado marcado en el alma. Qué maridaje tan privilegiado.

El cine de hoy

Una entrevista que marca el momento del cine también hoy, me comenta que ¨ el cine antes pertenecía a los directores, a los artistas, a los ojos críticos, a los especialistas. hasta que el cine comenzó a ser comercial. Poco a poco todo se ha ido transformando y ahora mucho del cine se ve en sus actores, muy orientado en ganar dinero nada más. No hay un cine clásico, cada vez menos. El  buen cine ha sido reemplazado por las series de televisión, donde todo está pasando ahora, lo mejor en está en la series, tipo HBO o Netflix, con deseos de hacer las cosas de otra manera. Con mucho mas contenido. Todo es digital.¨

¨Cada vez que pienso en cine, son los personajes los que me llevan a otra dimensión, son ellos los que me llevan al argumento, a la película, a la inspiración. La gente me nutre, sus historias, su forma de ser. Hay un sentido humano que te envuelve, eso es lo que vale para mí.

Tengo muchos proyectos que estoy desarrollando, que al público les va a encantar.¨

¨Si no arriesgas no ganas¨ Julio Ribeyro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leer comentarios ( )