Módulos Temas Día

¨ El calidad-precio del vino del verano¨   Es mejor decir: “El mejor valor por tu dinero al comprar un vino para el verano “

Este verano sí que quema, el calor es inapagable. Para muchos peruanos que pensamos que el invierno nunca se iba a despedir.

El febrero del 2015 se viene con mucho sol así que pensé en el mejor compañero del hombre, el vino blanco de buen precio.

Siempre he sido tentado a través de este blog a publicar grandes y maravillosos vinazos, Premium, que salvajemente sean todos lo mejor del mercado internacional puestos en el Perú y que casi todos estén en las cartas de vino más exclusivas de nuestro mundo gourmet.

Este inicio de febrero he querido hacer algo especial, rebuscando entre lo que le gusta a la gente, el precio. Es muy difícil llegar a ese punto medio, en donde el medio da miedo, donde la nota final es bueno-bonito-barato.

Sabemos de vinos, buscamos lo mejor, llegamos a la tienda de licores y nos recomiendan muchas opciones diciéndonos  ¨este es el mejor Malbec de Argentina¨, o ¨el mejor sauvignon blanc de Chile¨ o ¨el tempranillo Riojano que estábamos buscando¨. La verdad es que no sabemos a quién creerle. Todos con sus contraetiquetas mencionando que su vino es el listón de oro, que combina con todo los platos y todos los quesos, que ha ganado todos los premios y que solo por hoy está de oferta llévelo.  Al final nos volvemos locos y no encontramos lo que queremos, nos viene el mal humor y terminamos bebiendo a la fuerza. Cualquier oferta. Eso no es vida. Sobretodo porque en nuestra sangre tenemos un chip gourmand de nuestros antepasados de buen diente y olfato culto que debemos satisfacer.

 

Encontré este vino como para comprar grandes cantidades, a un precio accesible, que en ningún momento pierde el balance, la forma. Tiene una textura redonda, lo que significa que la clásica acidez de un vino blanco se compenetra con la fruta, el perfume llega hasta el cerebro, papaya, vainilla, duraznos. El vino refrescante para beber en la terraza, bien frío, sin gastar mucho.

Se dice que los grandes bebedores se hicieron de beber mucho y recorrer grandes conversaciones.

Que la buena comida fue moderando el paladar y que lo que entró por los ojos significó el registro de lo paisajístico a lo subjetivo. La seguridad gourmet está alfombrada por terroirs y el buen comer.

Pero definitivamente en sus inicios tuvieron que gastar comprando vino caro para luego encontrar el precio perfecto.

 

Valle Central, clima templado de tipo mediterráneo con gran amplitud térmica. Los suelos varían desde franco- arenosos a arcillosos, de pedregosidad, humedad y altitud variables.

Este chardonnay es atípico, no es muy plátano ni denso, más bien me sabe a una mezcla de lo sabroso del viognier y lo ácido del sauvignon blanc. Está entre una pera fría y fresca de pulpa sabrosa y una cítrica fruta equilibrada. Un buen precio en un vino que te ofrece experiencias, sueños, recuerdos; es un vino que vale lo que dice.

Tiene 13 % de volumen de alcohol, que dan ganas de pasear en caballo por la orilla del  mar con tu copa en mano. También es de esos vinos que te provoca leer a un Sebastián Salazar Bondy al caer el sol o a un Herman Hesse. Poéticamente dejando que la uva duerma tus sensaciones. Para despertar como nuevo.

Estos ricos tipos de vinos, son para compartir con aquellos que quieren aprender a beber, con los que comienzan a conocer el buen gusto. Es para aquellos que dicen:

“No, el vino blanco me da dolor de cabeza”

Es para reconocer que los momentos simples de la vida son los mejores.

El vino barato no es malo, es una actitud, genera aventura, nos regala un nuevo estado de ánimo. la bodega Vistamar ve la vida de esta manera y nos enseña a sentir.

Irene palva su directora enologica dice:

“Al desarrollar nuestros vinos, lo más importante es mostrar a través de ellos la esencia del Nuevo Mundo. Entender cada valle en sus aspectos climáticos y de suelos, que son parte del terroir para cada una de las variedades. De esta manera logramos obtener desde vinos frescos, de aromas frutados y colores intensos, hasta los más complejos y de gran intensidad, todos ellos muy característicos de Chile. 
Vistamar ofrece una experiencia única de aventurarnos a disfrutar la simpleza de cualquier ocasión o compañía”

Esta bodega ya ha ganado muchos premios a nivel mundial, este vino Brisa nace de esa experiencia y de la búsqueda constante de estar en armonía con el medio ambiente. Es así que ellos luchan por la “ Sustentabilidad del ecosistema “ , algo por lo que hoy todos debemos preocuparnos. Quieres ubicarlo? escribe a romovi@romovi.net

 

 

Leer comentarios ( )