Módulos Temas Día

Orquestación Estratégica Diego Alonso Noreña Chávez Diego Alonso Noreña Chávez

EL FUTURO SE LLAMA INTELIGENCIA Y APELLIDA REINVENCIÓN

La primera revolución industrial generó cambios radicales en los medios de producción al incorporar instrumentos mecánicos de tracción hidráulica y a vapor. En la segunda revolución industrial se creó el bombillo eléctrico, radio transmisor, automóvil de combustión interna y se iniciaron muchas industrias. La tercera revolución llamada revolución de elementos inteligentes impulso el desarrollo de la era espacial, energía atómica, internet, tecnologías que permitieron automatizar la producción, computadoras.

Actualmente nos encontramos en la cuarta revolución industrial, donde se destruirán, transformarán y se crearán nuevos trabajos. Desde la humilde opinión de este escritor el balance será positivo. El cambio digital ha impactado en todas las áreas de la organización: marketing, recursos humanos, finanzas, operaciones, tecnología y ventas. Nos encontramos en un entorno donde los procesos están siendo automatizados con frecuencia y existe una alta volatilidad e incertidumbre.

El futuro tendrá que ver más con capacidades que con profesión, tendrá más probabilidad de éxito el empleado que oferte una mejor propuesta de valor. Estamos viendo empresas que trabajan de manera flexible, equipos autónomos donde ya se dejan de lado las típicas funciones de puestos y se prioriza las capacidades de los miembros de la empresa para aportar a la gran visión. Las organizaciones que sean capaces de adaptarse al cambio serán las que podrán competir con éxito.

Resultado de imagen para futuro robots

Según el informe del Departamento de Empleo Americano el 65% de los niños que están iniciando la primaria desempeñarán trabajos que aún no existen y la economía entrará a un estado nuevo con otras reglas de juego que impactarán en la vida de las personas. Es imposible poder decir que va suceder en el futuro; sin embargo, podemos mencionar algunas tendencias que se están consolidando:

 

1)Tecnología en todas las profesiones: toda profesión tendrá un componente tecnológico, actualmente la tecnología esta cambiando la forma de interactuar dentro y fuera de la organización. Los más golpeados con estos cambios serán los trabajadores más antiguos quienes tendrán problemas con la adaptación.

 

2)Auge del sector servicios: el horizonte de automatización es más lento lo que abre oportunidades al empleo a mediano y largo plazo.

 

3) Competencias Blandas: Los avances de la robótica harán que los humanos pierdan empleos; sin embargo, la tecnología no puede copiar rasgos ni competencias como la empatía, liderazgo, pensamiento crítico, experiencia, creatividad, habilidades sociales, visión estratégica.

 

4) Curiosidad como competencia diferenciadora: Los profesionales deberán tener dentro de su caja de competencias gerenciales esta variables; ya que, será el motor de la generación de nuevo conocimiento.

Se vienen épocas complejas para los profesionales, como dijo premio nobel de economía Ronald Coase: “las organizaciones dejarán paulatinamente de ser sistemas económicos para convertirse en sistemas sociales”. El trabajador deberá tener como habilidad la capacidad de reinventarse dentro de su línea de carrera; ya que, la competencia laboral será tal que quien no aprende a desaprender y aprender nuevas técnicas de trabajo quedará obsoleto.

 

El trabajo es también de los colegios y universidades que deben de poner dentro de su estructura curricular cursos que generen la práctica en el manejo de habilidades blandas, las cuales por su naturaleza tienden a ser más complejas de reemplazar. Finalmente, para

poder adaptarnos al cambio constante se debe empezar a educar, exigir a los jóvenes la mejor versión posible. La inteligencia actúa como variable dependiente y los conocimientos y el carácter son los que tienen que modificarse para desarrollar nuevos hábitos que serán futuros comportamientos.

 

Manos a la obra!

 

 

 

 

 

Leer comentarios ( )