Módulos Temas Día

Economía para todos Carlos Parodi Carlos Parodi

Perú: Crecimiento Económico en febrero, ¿nueva tendencia?

En febrero de 2016 el Producto Bruto Interno (PBI) creció en 6.04%, lo que significa que la producción realizada dentro del país, aumentó 6.04% comparada con febrero de 2015.

En febrero de 2016 el Producto Bruto Interno (PBI) creció en 6.04%, lo que significa que la producción realizada dentro del país, aumentó 6.04% comparada con febrero de 2015. Para muchos sorprende la cifra, al igual que la de diciembre de 2015. Sin embargo, hay que precisar que cuando se menciona una tasa de variación, ella es el resultado del comportamiento de los diferentes sectores de la economía, por lo que puede que algunos estén creciendo muy por encima de esa cifra y otros inclusive se encuentren en recesión.

El caso es que en febrero de 2016, el sector que más creció  fue minería (23.6%)  y ello fue gracias a la entrada en producción de dos proyectos: las Bambas y la ampliación de Cerro Verde así como la continuación de Toromocho y Constancia que entraron en producción en diciembre de 2015. Son proyectos básicamente de cobre, pues en febrero disminuyó la producción de hierro, zinc, estaño, entre otros metales.

¿Qué significa el resultado? En primer lugar, muestra la dependencia de la minería para retomar el crecimiento económico. En segundo lugar, es fundamental diseñar políticas públicas de alto impacto para que el crecimiento minero se refleje en el bienestar de la población. Veamos.

Para que el crecimiento económico, medido por la variación positiva del PBI (que dicho sea de paso, tiene diferentes problemas de cálculo), impacte sobre el bienestar existen dos caminos: el primero es la generación de empleo adecuado; si bien es cierto un crecimiento basado en minería genera empleo, no lo hace en la cantidad que lo hacen otros sectores, aunque ciertamente este aporte no es desdeñable como sugieren algunos. En segundo lugar y aquí está la clave, la minería significa un porcentaje muy elevado de la recaudación tributaria, que es justamente la que permite que el gobierno eleve el gasto público.

En simple, minería financia gran parte del gasto público, que a través del canon y otros mecanismos, provee de liquidez al gobierno en sus tres niveles (central, regional y local o municipal). La llave es que el gobierno “sepa cómo gastar”, de modo que ello impacte sobre el bienestar; sin embargo, si el dinero se pierde, sea porque no se gasta o se gasta mal, de nada habrá servido la recaudación tributaria.

De ahí que a semanas de la segunda vuelta electoral, son fundamentales las propuestas respecto de cómo se va a gastar. El círculo virtuoso entre crecimiento minero y bienestar debe estar en el tope de la agenda de cualquiera sea el gobierno que asuma el poder el 28 de julio. ¿Reforma del Estado como se denomina genéricamente? ¿ ¿Cómo y a qué ritmo? ¿Cómo logramos un gobierno que simplemente funcione?  De lo contrario, para crecer seguiremos dependiendo de la entrada en producción de nuevos proyectos mineros, lo que no significa un cambio de tendencia, sino algo solo estacional. 

 

 

Leer comentarios ( )