Módulos Temas Día

Economía para todos Carlos Parodi Carlos Parodi

¿Nuevas Burbujas Inmobiliarias?

Nouriel
Roubini, economista de la Universidad de Nueva York, es conocido, pues
pronosticó el colapso de la burbuja inmobiliaria en los Estados Unidos dos años
antes que ocurriera. En un artículo reciente ha advertido sobre la existencia
de nuevas burbujas inmobiliarias en países tan diversos como Suiza, Suecia,
Noruega, Finlandia, Francia, Alemania, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Reino
Unido, Hong Kong, Singapur, China, Israel, Turquía, China, Indonesia, Israel, India
y Brasil. [1]
Señala que si bien, las autoridades han implementado medidas de regulación
macroprudenciales, estas son insuficientes, pues políticamente es costoso
cortar un boom crediticio. Pero, ¿por qué en tantos países?











Nouriel
Roubini, economista de la Universidad de Nueva York, es conocido, pues
pronosticó el colapso de la burbuja inmobiliaria en los Estados Unidos dos años
antes que ocurriera. En un artículo reciente ha advertido sobre la existencia
de nuevas burbujas inmobiliarias en países tan diversos como Suiza, Suecia,
Noruega, Finlandia, Francia, Alemania, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Reino
Unido, Hong Kong, Singapur, China, Israel, Turquía, China, Indonesia, Israel, India
y Brasil.

[1]


Señala que si bien, las autoridades han implementado medidas de regulación
macroprudenciales, estas son insuficientes, pues políticamente es costoso
cortar un boom crediticio. Pero, ¿por qué en tantos países?


Desde diciembre de 2008, los
diseñadores de política económica en países avanzados y emergentes
implementaron programas de estímulo económico que en síntesis, significaron
aumentos del gasto público para enfrentar la caída del PBI, consecuencia de la
crisis financiera. El resultado fue que de ahí en adelante el mundo quedó
inundado de liquidez. La Reserva Federal (banco central) de los Estados Unidos
inyectó 85 mil millones de dólares mensuales, dólares que no solo se quedaron
en el país del norte, sino que “salieron”, pues son aceptados y deseados por el
resto del mundo. Llegaron a Perú, Brasil, Colombia, etc. Hace unos días (el 18
de diciembre) la Reserva Federal (FED) decidió recortar el programa de estímulo
económico (proceso conocido como “tapering”), de 85 a 75 mil millones de
dólares mensuales de inyección de liquidez. 


El retiro gradual nos lleva a la
siguiente pregunta: ¿Qué pasará ahora? Pues nadie lo sabe, pero lo cierto es
que el mundo se ha acostumbrado a navegar en medio de enormes cantidades de
dólares desde hace cinco años.

 

El problema es que esa abundancia
de liquidez debe tener algún destino. La historia económica nos muestra que
cuando el insumo ha estado disponible, siempre han ocurrido burbujas, algunas
de las cuales generan un colapso financiero y otras no. El componente central
de una burbuja es la especulación: “comprar barato hoy para vender caro
mañana”.  La clave para “hacer negocio”
es que el precio de los inmuebles mantenga su tendencia al alza.  Es una apuesta que puede resultar o no, pues
no es posible saber, aunque sí intuir, en que momento la burbuja comienza a
desinflarse, es decir cuando los precios alcanzan un techo para comenzar a
bajar.

 

Naturalmente existen interesados
en que la burbuja siga inflándose pues son parte interesada; por eso es común
que en toda burbuja aparezcan aquellos que dicen que “no pasa nada”, que “el
metro cuadrado en el país es menor que en otros”, que existe un “déficit de
viviendas”, etc. Son los “negadores” de la burbuja. Ningún argumento es válido,
pues el elemento central es el sobreendeudamiento que asumen las personas para
“ganar la apuesta”. La pregunta que debemos hacernos es ¿podrán las personas
pagar sus préstamos? Nuevamente la historia económica demuestra que a mayor
cantidad de “negadores” mayor probabilidad de una burbuja. Eso pasó en los
Estados Unidos entre 2003 y 2007, Irlanda en el mismo período, España, etc. Y
ese es el argumento de Roubini; Robert Shiller (premio nobel de economía 2013),
conocido por su capacidad de detección de burbuja, señala lo mismo. Roubini indica
que mientras se siga inyectando liquidez a la economía mundial, el ascenso de
los precios continuará. Lo que se observa en el mundo es una “repetición en
cámara lenta” (con lo cual acepta que el período de aumento de los precios será
mayor) de la burbuja anterior. A mayor subida de precios, peor el colapso.  

 

La pregunta es la siguiente,
¿estará ocurriendo ello en el Perú? Los elementos típicos de una burbuja
inmobiliaria, incluidos los “negadores”, están presentes desde hace varios
años. ¿O no ha escuchado que conviene comprar un departamento para “hacer
negocio”? ¿Qué opinan estimados lectores?  




[1]

 

El artículo fue publicado el 29 de noviembre, bajo el título, “Back to Housing bubbles”; puede consultarse en 

http://www.stern.nyu.edu/experience-stern/faculty-research/roubini-housing-bubbles

 

 

Leer comentarios ( )