Módulos Temas Día

Economía para todos Carlos Parodi Carlos Parodi

Después del Rescate Español: ¿Hacia una Unión Bancaria?

El 29 de junio de 2012 terminó la Cumbre de la Eurozona, con una declaración que puede ser considerada como el inicio de una unión bancaria entre los países miembros. Esto significa que los bancos de cada uno de los países ya no dependerían de algún ente supervisor local, sino de una agencia supervisora supranacional única, que en un inicio sería el Banco Central Europeo (BCE) 1.  De esta manera aparece una opción para el rescate de bancos, sin que ello implique un desembolso para un gobierno que no tiene recursos.

El 29 de junio de 2012 terminó la Cumbre de la Eurozona, con una declaración que puede ser considerada como el inicio de una unión bancaria entre los países miembros. Esto significa que los bancos de cada uno de los países ya no dependerían de algún ente supervisor local, sino de una agencia supervisora supranacional única, que en un inicio sería el Banco Central Europeo (BCE) 1.  De esta manera aparece una opción para el rescate de bancos, sin que ello implique un desembolso para un gobierno que no tiene recursos.

Los acuerdos fueron interpretados como un triunfo para España, pues
ahora el BCE podrá recapitalizar a los bancos privados de manera directa
y no a través del gobierno. La diferencia es que en el primer caso no
aumenta la deuda pública ni el gobierno es responsable del pago del
préstamo, mientras que en el segundo, la deuda pública aumentaba y hacía
más riesgosa la posición fiscal de los gobiernos, pues estos eran
responsables del pago.

Sin embargo, “el diablo estaba en los detalles”. ¿Creían los lectores
que el BCE iba a inyectar dinero a los bancos privados sin colocar
alguna condicionalidad? Lo digo porque una posible interpretación era
que el BCE decidiera qué bancos recapitalizar y cuáles no, sin ningún
intermediario nacional. La canciller alemana, Ángela Merkel fue muy
clara en el sentido que los fondos serían desembolsados solo si estaban
sujetos a un estricto control. ¿Y se puede “marcar al milímetro” a los
bancos privados sin colocar condicionalidades a los gobiernos? La
respuesta era negativa;  y si se hacía a través de los gobiernos,
entonces la condicionalidad sería el resultado, así no se hagan
responsables del pago del préstamo.

Sucede que no es posible separar a los bancos privados del gobierno, es
decir, no se puede imponer una política a los bancos y dejar en libertad
a los gobiernos para que hagan lo que crean conveniente.   En otras
palabras la recapitalización directa, pasando por encima a los gobiernos
de turno, no es una tarea simple. ¿Quiénes conformarían y cuáles serían
los límites del nuevo ente supervisor único, que hasta ahora parece ser
el BCE?   Por otro lado, ¿qué sucede con los países miembros de la
Unión Europea pero no de la eurozona, como Reino Unido? ¿También serán
sujetos el acuerdo?

Efectivamente, hace una semana se anunció en España un ajuste fiscal
considerado “el mayor ajuste en democracia” por el diario El País. Las
medidas de austeridad fiscal han sido tan duras que no son creíbles y
los mercados no han reaccionado bien, pues en las últimos días la prima
de riesgo (lo que paga el gobierno español por colocar bonos en los
mercados externos) ha aumentado; es decir, el resultado ha sido el mismo
recapitalizando directamente a los bancos o entregándole el dinero al
Estado para que éste lo cuente como deuda pública y decida a qué banco
rescatar. Los mercados no le creen al ajuste fiscal.

¿Se soluciona el problema de la eurozona con la unión bancaria? Mi
opinión es que no, pues falta la unión fiscal, para completar el acuerdo
unitario. Sin embargo, ahora existen más roces entre los países pues
han aflorado nacionalismos que alejan la idea de una Europa unida. Por
un lado, los países en problemas culpan a los más sólidos (en especial a
Alemania) por las políticas de austeridad para retomar la disciplina
fiscal; por otro, los países como Alemania y Holanda son cada vez más
renuentes a prestar y apoyar a los que tienen dificultades; el resultado
ha sido la división y no la integración. Recuérdese que el dinero para
apoyar a los gobiernos y/o sector privado en problemas proviene de la
venta de bonos del Fondo de rescate; ¿y quién puede comprar esos bonos
para financiar los rescates? Pues los países con economías más sólidas
como Alemania y Holanda; pero cada rescate que pasa disminuye la
disposición de los contribuyentes a seguir engrosando el fondo. Llegará
un momento en que solo quedará la emisión por parte del BCE con los
previsibles impactos inflacionarios.

Inclusive en Grecia en las últimas elecciones parlamentarias, el partido
neonazi, Amanecer Dorado, colocó casi dos decenas de congresistas,
teniendo como principal oferta electoral la expulsión de los inmigrantes
de donde quiera que vengan. Luego de la Cumbre de la Eurozona, por las
redes sociales  circularon diversas notas indicando la derrota alemana y
el triunfo de España e Italia; inclusive se hizo una analogía con el
resultado del partido de futbol entre Alemania e Italia en la Eurocopa.
No se percibe un sentimiento de unidad.

En esas condiciones, ¿el contexto es propicio para avanzar hacia la
unión fiscal? Me parece que no es viable por el momento.  De un tiempo a
esta parte, el problema se ubica en el campo político; los líderes
deben responder a sus votantes y ahora un alto porcentaje de ellos no
está de acuerdo con ser parte de la eurozona, más aún cuando comparan
los resultados con aquellos países que siendo parte de la Unión Europea,
optaron por no entrar a la eurozona, como Reino Unido y Suecia.

Ser parte de una unión monetaria, bancaria y fiscal, implica ceder
soberanía; ¿estarán dispuestos los países de la eurozona? Difícil
respuesta, pues muchos culpan al euro de la crisis. A lo mejor, razón lo
les falta.
________________________________________________

1 Además, el BCE tendría que implementar un seguro de depósitos para todos los bancos de la eurozona.

 

 

Leer comentarios ( )