Módulos Temas Día

De regreso a lo básico Paúl Lira Briceño

FOREX: Manejo del riesgo (parte 1)

Para ganar dinero, primero, tenemos que evitar perderlo. Debemos, entonces, aprender a manejar el riesgo, esto es, gestionar nuestras pérdidas para tener la posibilidad de ser rentables en el largo plazo. Negociar sin tener reglas de manejo de riesgo no es invertir, sino sería como apostar dinero en un casino. Es tener una visión de corto plazo interesando, solamente, el ganar en el momento, sin considerar cuánto se puede perder en cada operación.

Para ganar dinero, primero, tenemos que evitar perderlo. Debemos, entonces, aprender a manejar el riesgo, esto es, gestionar nuestras pérdidas para tener la posibilidad de ser rentables en el largo plazo. Negociar sin tener reglas de manejo de riesgo no es invertir, sino sería como apostar dinero en un casino. Es tener una visión de corto plazo interesando, solamente, el ganar en el momento, sin considerar cuánto se puede perder en cada operación.

Para controlar el riesgo, debemos empezar por determinar el tamaño de nuestra cuenta de inversión. Algunos brokers ofrecen cuentas desde $25; sin embargo, esto no es recomendable. Uno siempre debe tener suficiente capital para hacer frente a las operaciones perdedoras. No hay un número mágico para el monto de apertura de una cuenta, lo único cierto es que, mientras mayor sea el tamaño de nuestra cuenta, más perdidas podremos sobrellevar. Esto no significa que abramos operaciones a diestra y siniestra, sino, que controlemos la pérdida máxima de cada operación para que, en caso tengamos operaciones perdedoras, estas no reduzcan la cuenta de inversión en una gran cantidad.

Para ilustrar este punto, asumamos que tenemos una cuenta de $100,000 y que se pierde el 50% en una sola operación. Incluso, si sólo arriesgáramos 10% de nuestra cuenta en cada operación, basta con que tengamos 5 operaciones perdedoras consecutivas, para obtener el mismo desastroso resultado. Dado que todos, en algún momento, podemos llegar a tener una racha perdedora, debemos desarrollar un buen manejo del riesgo, para así limitar el impacto sobre nuestra cuenta de inversión.

La mayoría de profesionales no ganan todo el tiempo, incluso, algunos sólo ganan en 4 de cada 10 operaciones, es decir, un ratio de acierto del 40%. El secreto de su éxito, se debe a que siguen dos reglas básicas:1) Determinar la pérdida máxima por operación y 2) Determinar cuánto ganar por operación. En otras palabras, están manejando su riesgo.

Esto genera la pregunta ¿cuánto arriesgar por cada operación? O, en otras palabras, ¿cuánto sería lo máximo que estaríamos dispuestos a perder por cada operación?, como dicen los gringos, the
rule of thumb, es limitar nuestro riesgo a 2% de nuestra cuenta por cada operación. Ilustremos este punto con un ejemplo. Asumamos que tenemos dos cuentas de $20,000, y, en ambas, hacemos un total de once operaciones, arriesgando por operación (trade en la jerga Forex), 2% en la primera y 10% en la segunda y, por añadidura, todas las operaciones son perdedoras.

13a

El resultado después de las once operaciones perdedoras es que, en la primera cuenta, nos quedan $16,341, mientras que en la segunda, solamente $6,974. Es así que hemos perdido el 18.29% en la primera cuenta y el 65.13% en la segunda cuenta. Ahora, en la vida real, no necesariamente perderemos once veces seguidas, pero, incluso, teniendo cinco operaciones perdedoras seguidas arriesgando 10% de nuestra cuenta, se tiene un impacto fuerte.

La cantidad que perdemos, tiene un impacto en la cantidad de dinero que tenemos que recuperar para volver al monto original de nuestra cuenta, tal como se muestra a continuación:

13b

La conclusión es que, mientras más perdamos, más difícil será volver al monto original con el cual se abrió la cuenta.

Ahora, no solo basta con determinar cuánto arriesgamos, sino, también, cuánto deseamos ganar por cada operación. Esto es lo que se llama ratio de ganancia a pérdida (risk reward ratio). Otra vez, como rule of thumb, lo mínimo que deberíamos esperar a ganar por cada operación, debe ser el doble de lo que hemos arriesgado. Ilustremos este punto con otro ejemplo. Asumamos que realizamos diez operaciones, mezclando ganadoras con perdedoras. Además, nuestro ratio de ganancia a pérdida es de 2 a 1 (2:1).

13c

En este ejemplo ganamos el 50% de las veces. Cada vez que perdemos, nuestra cuenta disminuye en $1,000, pero cuando ganamos, nuestra cuenta aumenta en $2,000, es decir, ganamos el doble de lo que arriesgamos. El resultado final es $5,000 en pérdidas y $10,000 en ganancias; por lo tanto, en neto hemos ganado $5,000.

Si, por otro lado, cambiamos nuestro ratio de ganancia a pérdida 1:1, estaríamos ganando la misma cantidad que estamos arriesgando en cada operación.

13d

Como observamos, el resultado neto es $0. Esto puede ser peor si es que reducimos nuestro ratio aún más. Veamos que sucede si disminuye a 0.9:1.

  13e

Estaríamos incurriendo en una pérdida de $500, si seguimos de esta manera, es cuestión de tiempo para que nuestra cuenta desaparezca; por lo que, siempre debemos tener como mínimo un ratio de ganancia a pérdida de por lo menos 2:1.

Hay otras maneras de manejar el riesgo y es usando órdenes de paro de pérdida o Stop Losses, lo que será el tema de la próxima entrega.

Aviso parroquial: Full disclosure: esta entrega y las que seguirán en el tema Forex, han sido elaboradas en su mayor parte por Renzo Febrero, profesional con amplia experiencia en el tema. Los invito a seguirlo en Twitter.

Twitter @RenzoFebrero
Twitter: @finance_rules

 

 

 

 

Leer comentarios ( )