Módulos Temas Día

De regreso a lo básico Paúl Lira Briceño

Apalancamiento financiero y riesgo de los accionistas: Un caso práctico

En la entrega anterior presentamos gráficamente los efectos del apalancamiento financiero. Ahí concluimos que, una empresa apalancada, corría más riesgo que otra que no tiene deuda, debido a que el punto de equilibrio de la primera, era mayor.

En la  entrega anterior presentamos gráficamente los efectos del apalancamiento financiero. Ahí concluimos que, una empresa apalancada, corría más riesgo que otra que no tiene deuda,  debido a que el punto de equilibrio de la primera, era mayor. 

Ahora, desarrollaremos un caso práctico que nos permite llegar a las mismas conclusiones; pero, desde una perspectiva diferente. Supongamos que, la firma A es una empresa no apalancada que quiere apalancarse en un 50% de sus activos. La estructura de capital actual y propuesta de la empresa, se presenta a continuación (en unidades monetarias):  20 1

En resumen, lo que la empresa quiere hacer, es pedir prestado $5 000, que equivale al 50% de su activo, para recomprar la mitad de su capital. 

Si la firma mantiene su estructura actual de capital (100% equity),  puede enfrentar estos 3 escenarios: optimista (auge económico), normal y pesimista (recesión). En el primer caso, la tasa de retorno sobre los activos (ROA) es de 25%; en tanto que en los otros escenarios, es de 15% (normal) y 5% (pesimista). 

La data financiera resultante en los escenarios antes citados, se presenta a continuación:  20 2

Tome nota que el ROA es igual al ROE. Se observa claramente que, dependiendo del escenario, la utilidad por acción varía desde $1.25 en el pesimista a $6.25 en el optimista. 

Ahora, hagamos el mismo ejercicio para la empresa, una vez cambiada su estructura de capital. Los escenarios a enfrentar, son similares a los que enfrenta la firma, cuando no estaba apalancada. En los tres casos, la deuda y su costo, son los mismos (50% de los activos y 10% de tasa de interés). La data correspondiente, se presenta a continuación:

20 3

Ahora el rendimiento que se saca a los activos equivale a la utilidad operativa. Claramente se observa que, cuando se enfrenta una recesión, la empresa lo pasa mejor cuando no está apalancada. En esa situación, la utilidad por acción asciende a $1.25, frente a $0 en el caso que tuviera deuda. Por otro lado, en auge, la empresa cuando está apalancada, le saca más provecho a esa situación; pues, la utilidad por acción asciende a $10, mientras que en la empresa no apalancada, sólo alcanza $6.25. La comparación para cada escenario se presenta a continuación:

20 4

La lección que se puede extraer de este caso es muy simple y clara, el apalancamiento financiero amplifica la utilidad por acción y, por ende, el rendimiento para los accionistas, cuando la utilidad operativa se incrementa. Lo cual, sucede cuando la economía está en auge; pero no cuando hay recesión. Una firma apalancada lo hará bien cuando la situación económica sea óptima; pero, sin embargo, sus accionistas enfrentarán dificultades cuando la economía se deteriore. En contraposición, a una empresa no apalancada, le irá mejor en una situación de crisis y ganará menos que una firma apalancada en períodos de auge económico. 

En la próxima entrega, explicaré sobre los dividendos “caseros”.

Avisos parroquiales:

Full disclosure: esta entrega y las que escribiré sobre estructura de capital, están basadas en el libro Finanzas Corporativas de S. Ross. A mi juicio, uno de los mejores libros sobre finanzas.   

Otrosidigo, desde el mes de mayo, la periodicidad del blog es mensual.

Twitter: @finance_rules

 

 

 

Leer comentarios ( )