Módulos Temas Día

De regreso a lo básico Paúl Lira Briceño

El retorno sobre el capital invertido

En la entrega anterior definimos, entre otros, a los ratios de rentabilidad y, entre estos, a los que vinculan la utilidad neta con el activo y la utilidad neta con el patrimonio; es decir, el ROA y el ROE, respectivamente. Sin embargo, ambos tienen serias limitaciones.

En la entrega anterior definimos, entre otros, a los ratios de rentabilidad y, entre estos, a los que vinculan la utilidad neta con el activo y la utilidad neta con el patrimonio; es decir, el ROA y el ROE, respectivamente. Sin embargo, ambos tienen serias limitaciones.

La primera de las cuales, tiene que ver con el empleo de la utilidad
como punto de partida para analizar la rentabilidad de la firma. La
utilidad, no nos cansamos de repetirlo, no es igual a efectivo y, este
último, es lo que importa cuando analizamos creación de valor.
Adicionalmente, la utilidad puede incorporar distorsiones contables
(elección del método de registro de inventarios, la manera de depreciar
los activos, el pago de intereses, etc.). Asimismo, en el caso del
patrimonio, este no refleja lo que el negocio ha exigido en total con el
fin de producir los bienes y servicios para los cuales fue diseñado.
Obviamente, la estructura de capital de la empresa, tiene que incorporar
la deuda. Todo lo anterior, hace que ambos, ROA y ROE, se conviertan en
ratios que no miden bien el desempeño de una firma.

El Retorno sobre el Capital Invertido o ROIC por Return On Invested
Capital, es un índice desarrollado por la firma Stern & Stewart, que
permite relacionar lo que la empresa entrega contablemente a acreedores
y accionistas neto de impuesto, frente a la inversión que hizo posible
tal resultado. En otras palabras, mide cuánto de rentabilidad han
obtenido los inversionistas por la inversión realizada en la empresa.
Expresado como fórmula, sería así:

plira270113.jpg

Si se sienten más cómodos con la nomenclatura de los libros de finanzas
americanos, entenderán que el numerador es, en realidad, el EBIT x (1 –
tax) o mejor aún el NOPAT por Net Operating Profit After Taxes.
Reescribiendo la formula entonces:

plira270113_2.jpg

Ahora bien, qué es el NOPAT. En simple, es lo que el negocio ha
entregado contablemente (subrayado y en negrita. Acuérdese, nuevamente,
que utilidad no es igual a caja), luego, que el Estado se ha llevado su
tajada (los impuestos, por supuesto) a los inversionistas. Cuando hablo
de inversionistas, me refiero no sólo a los accionistas, sino también, a
los acreedores de la firma. Debe quedarle claro, que lo que los
acreedores se llevan, a nivel del estado de resultados, son sólo los
intereses, por lo que el NOPAT, que no incluye los gastos financieros,
es una buena medida, con las limitaciones antes señaladas, de lo que
genera el negocio a nivel operativo sin incluir el efecto del
apalancamiento, que como sabemos, es una decisión independiente de la
manera de operar de la firma.

En cuanto al denominador, capital invertido, es toda la inversión
estructural que accionistas y acreedores han efectuado en la firma. Esto
es, la suma de Deuda y Capital (Equity en inglés), que se han utilizado
en financiar los activos de largo plazo del negocio, los cuales
incluyen el capital de trabajo estructural y no, repito, no, considera
pasivos espontáneos, es decir, aquellos que se han generado
“espontáneamente”, valga la redundancia, por la marcha del negocio
(sueldos e impuestos por pagar y proveedores), ¿quiere verlo de otro
modo?, pues, al pasivo total, réstele todos los pasivos sin costo y lo
que obtendrá es el pasivo estructural.

El resultado obtenido, nos dice cuánto de rentabilidad generó el
capital, en sentido amplio, aportado por acreedores y accionistas.

Como siempre digo, un ejemplo, vale más que mil palabras. Retornemos a
nuestra vieja conocida, la empresa ZZZ. Sus estados financieros para el
año 20XX, son los siguientes:

plira270113_3.jpg

El ROIC de la firma, preste atención, se obtiene así:

plira270113_4.jpg

El NOPAT, es la utilidad operativa después de impuestos (S/.2 376 x
30%).  En tanto que, el capital de la empresa, es la suma del patrimonio
(S/.1 025.00), más el pasivo total al que se le ha restado los pasivos
espontáneos, proveedores e impuestos por pagar (S/.1 450).

Hasta aquí la mecánica operativa. Pero qué nos dice el ROIC de ZZZ.
Pues, que por cada sol invertido por los acreedores y accionistas, la
operación de la firma les entregó S/.0,67 neto de impuestos. Simple,
¿no?

En la próxima entrega empezaré a desarrollar el análisis Dupont.

Aviso Parroquial:    Quisiera compartir una excelente noticia. Mi libro
“Evaluación de Proyectos de Inversión: Herramientas financieras para
analizar la creación de valor” ya se encuentra a su disposición y pueden
encontrarlo en las librerías siguientes:

plira270113_5.jpg

Además, pueden adquirirlo en la tienda virtual UPC y se les entregará en
la dirección que indiquen. El link de la tienda es:
www.upc.edu.pe/fondoeditorial

Espero que disfruten al leerlo, tanto como lo hice yo al escribirlo.

 

 

Leer comentarios ( )