Módulos Temas Día

De regreso a lo básico Paúl Lira Briceño

¿Cómo evaluar proyectos con vidas útiles diferentes?

Imagine que compiten en una carrera de 100 metros planos un niño de 7 años y un adulto de 21 años. Salvo circunstancias fortuitas, se esperaría que gane el adulto, ¿no?

Imagine que compiten en una carrera de 100 metros planos un niño de 7 años y un adulto de 21 años. Salvo circunstancias fortuitas, se esperaría que gane el adulto, ¿no?

Este resultado es evidente que no se debe a que el adulto sea más
veloz, sino que, su grado de desarrollo corporal, resistencia, largo de
las zancadas, etc., le haría tomar ventaja sobre la performance del
niño. Ahora le pregunto, ¿usted cree que es justo este tipo de
competencia?, asumo que estaría de acuerdo conmigo que no lo es, ¿no es
cierto?

Eso mismo pasa cuando se evalúan proyectos con vidas útiles diferentes.
El proyecto que tiene mayor duración, tendrá casi siempre un VPN
superior y no porque sea más rentable, sino simplemente, porque dura
más; pero ¿estaremos haciendo lo correcto al elegirlo?

En lo que sigue, discutiremos las técnicas que se utilizan a fin de
evitar ese sesgo en la toma de decisiones. Para ilustrar el punto
pongamos este ejemplo: Tenemos dos proyectos. El proyecto A, dura dos
años (uno de inversión y uno de vida útil), mientras que el proyecto B,
tiene un horizonte temporal de tres años (uno de inversión y dos de
vida útil). Los flujos de caja de ambos proyectos se detallan a
continuación:

plira_13072011.jpg

Si asumimos un costo de oportunidad de 10%. ¿Cuál proyecto escogeríamos?

Obviamente, el criterio de selección es el VPN, así que como primer paso debemos obtenerlo:

plira2_13072011.jpg

Ahora debemos elegir aquel que tenga el mayor VPN. En nuestro ejemplo, el proyecto B.

Pero; por favor, no pierda de vista que es precisamente el proyecto B,
el que tiene una mayor vida útil (dos años versus un año en el proyecto
A) ¿Es verdaderamente más rentable el proyecto B?, no será que tiene un
mayor VPN porque dura más. Para salir de esta duda, los evaluadores de
proyectos utilizan dos técnicas, la primera es la de Uniformización de
Vidas Utiles (UVU)
y, la segunda, es la del Valor Anual Equivalente
(VAE)
.

Con la primera, se busca hacer “crecer” el proyecto que tiene menor
duración (en términos del ejemplo con el que abrí esta entrega,
desarrollar al niño y luego hacerlo competir con el adulto) Esta
técnica repite teóricamente los proyectos hasta que sus finales
coincidan,  posteriormente se obtiene el VPN y se escoge el que arroje
la mayor creación de valor. La forma de hacer esto no es nada
complicada, preste atención que se lo voy a poner en forma de pasos a
seguir:

Paso 1   Obtenga los años de vida útil de los proyectos (importante, por favor, no considere el año de inversión).
En el ejemplo, proyecto A, 1 año y proyecto B, dos años

Paso 2       Saque el MCM con esa data.

En el ejemplo, MCM de 1 y 2 es 2 (1 – 2| 2)

Paso 3  Divida el MCM entre los años de vida útil de cada proyecto, la
cifra resultante, será el número de veces que debe repetirse cada uno
de ellos.

En el ejemplo, para el proyecto A, 2 veces (2/1) y para el proyecto B, 1 vez (2/2)

Paso 4   Replique los proyectos de acuerdo a lo obtenido en el paso anterior.

Es importante tener en cuenta dos cosas:
•    Una de las veces corresponde al proyecto original.
•    El proyecto que se repite, se inicia cuando termina el anterior.

En el ejemplo, la réplica de los proyectos sería así:

 

plira3_13072011.jpg

¿Qué tenemos ahora?, pues dos proyectos (A* y B) que tienen la misma duración.

Paso 5    Calcule el VPN a los proyectos modificados.
Ambos proyectos ahora están compitiendo en igualdad de condiciones; por lo que sí es factible obtener el VPN y escoger:

plira4_13072011.jpg

Paso 6   Seleccione el proyecto.
Escoja el proyecto que tenga mayor VPN, ¿cuál es?, el proyecto A. No
pierda de vista que, de no haber utilizado esta técnica, habríamos
seleccionado el proyecto B, sin que realmente  fuera el que crea más
valor, sino porque simplemente duraba más.

¿Entendió?, fácil, ¿no?; pero todavía no cante victoria. Qué pasaría si
contara con dos proyectos que tuviesen 7 y 11 años de vida útil,
respectivamente. Aplicando la técnica UVU, deberíamos repetir el
proyecto de 7 años, 11 veces y el otro, que dura 11 años, 7 veces
(Compruébelo usted por favor) Hummm, eso cansa, ¿no?

No se preocupe, que para ahorrarnos tiempo, en la próxima entrega le explicaré la técnica del VAE.

 

 

Leer comentarios ( )