Módulos Temas Día

De regreso a lo básico Paúl Lira Briceño

Metodologías para construir, el FCL de un proyecto

La construcción del flujo de caja libre (FCL o si quiere sofisticarse "Free Cashflow") sigue cualquiera de estas tres metodologías:

La construcción del flujo de caja libre (FCL o si quiere sofisticarse “Free Cashflow”) sigue cualquiera de estas tres metodologías:

Alternativa 1: Método directo. Lo que implica armar el FCL línea por
línea (ingresos, egresos operativos, impuestos, inversiones, etc.)
Alternativa 2: Método indirecto, también conocido como el método del
NOPAT, las siglas en inglés de utilidad operativa después de impuestos
(Ut. Operativa * (1 – Tax)).
Alternativa 3: Método del EBITDA (o menos elegantemente, en castellano:
la utilidad operativa + la depreciación y la amortización de
intangibles).

Los tres métodos deben arrojar el mismo resultado final, siempre y
cuando asumamos que las ventas y las compras se hacen al contado (si no
se acuerda el porqué, revise el post “Cómo construir el flujo de caja
de un proyecto”
). Sin embargo, sea cual sea el método escogido, no
pierda de vista que siempre debe proyectarse el estado de ganancias y
pérdidas del proyecto. Un momento, ¿no es que sólo interesaba la caja y
no la utilidad? Sí, efectivamente es así, pero en cualquiera de los
tres métodos, necesitamos insumos que sólo pueden ser proporcionados
por este estado financiero. En el método directo nos proporciona el
impuesto a la renta; en el método del NOPAT nos brinda la utilidad
operativa; y, en el método del EBITDA, nos entrega la utilidad
operativa y la depreciación y amortización de intangibles. No pierda de
vista que, sea cual sea la estructura de financiamiento del proyecto,
el estado de ganancias y pérdidas no debe incluir los gastos
financieros (pago de intereses a los bancos). No se rompa la cabeza,
después le digo como incluir los gastos financieros dentro del Flujo de
Caja.

Una última atingencia, en la evaluación de un proyecto se considera,
por conveniencia, que cuando se recibe o se paga efectivo, estos
movimientos se producen en el último día del período. Por ejemplo, si
el efectivo recibido por las ventas del primer año del proyecto
(período enero-diciembre) asciende a S/.100,000.00, entonces se asume
que esa entrada en efectivo se recibe el último día del año 1 (o en
otras palabras, no se toma en cuenta el valor del dinero en el tiempo
del efectivo que recibió durante el año).

¿Un consejo?, siempre proyecte primero el FC de operación, luego el FC de inversión y, por último, el FC de liquidación.

Hablemos ahora del FC de liquidación. Si existe, es porque hay un
período de liquidación del proyecto. En teoría, la liquidación se da en
el año n+1, es decir, un año después del último año de vida del
proyecto. Sin embargo, en la práctica, muchos evaluadores lo incluyen
dentro del último año de vida (es decir en el período n).

¿Por qué se liquida un proyecto? Simple, se liquida porque luego de su
vida útil, los activos fijos ya no nos sirven y, por lo tanto, debemos
venderlos (casi siempre al valor en libros) y, de esta manera, también
se recupera el total de capital de trabajo invertido en el proyecto. La
razón es bastante fácil de entender: dado que capital de trabajo son
los recursos que tiene que mantener el proyecto para poder seguir
produciendo mientras cobra lo vendido ¿para qué se necesitan esas
inversiones si ya no se producirá más?

Luego de esta explicación larga; pero necesaria, resumamos esquemáticamente las 3 metodologías descritas:

FCL – Método Directo

cuadro_lira.jpg

FCL – Método NOPATcuadro_lira2.jpg FCL – Método EBITDA

cuadro_lira3.jpg

Mediante la proyección del FCL, llegaremos a determinar cuánta caja
arrojará el proyecto. Observe con atención la última línea de la
proyección (lo verá más claro en el FCL elaborado por el método
directo). Si la generación de caja es positiva, entonces quiere decir
que ese dinero está disponible, luego que el proyecto cubrió sus costos
operativos (es decir cumplió con los trabajadores y proveedores), pagó
sus impuestos (cumplió con el estado) y realizó las inversiones en
activos fijos y capital de trabajo, necesarias para que el proyecto
siga produciendo los bienes y servicios para los cuales fue creado.
Acuérdese que si el proyecto está apalancado (tiene deuda), ese dinero
debe ser repartido entre acreedores y accionistas (en ese orden), si no
lo está, entonces, esa plata se la lleva íntegramente el accionista. Si
este no es el caso (es decir, si el proyecto tiene deuda dentro de su
estructura de financiamiento), entonces debemos hallar el FC del
accionista. Esto es, la cantidad de dinero que le queda al accionista
luego de cubrir costos, pagar impuestos, realizar inversiones y PAGAR A
LOS ACREEDORES.

En la próxima entrega les explico cómo proyectarlo.

 

 

Leer comentarios ( )