Módulos Temas Día

Atalaya Económica Manuel Romero Caro Manuel Romero Caro

Lava Jato Perú versus Brasil (II) 11.01.18

En lo que las diferencias entre Lava Jato Brasil (LJB) y Lava Jato Perú (LJP) se refiere, la más importante, en mi concepto, es que mientras en LJB la orientación y el ritmo de las investigaciones lo deciden las autoridades judiciales y/o policiales, en el LJP eso lo decide Odebrecht (Odb). Esta nefasta influencia inclusive llega al terreno político. Y el ejemplo más visible fue la información que sobre los tratos de Odb, Westfield y PPK ,la constructora brasilera enviara a la presidenta de la Comisión Lava Jato, la que al ser entregada a los medios originó el pedido de vacancia de PPK. Es que en LJB, luego de las extensas investigaciones iniciales efectuadas, llegaron las Delaciones Premiadas (equivalentes a nuestro Convenios de Cooperación Eficaz) , cuyas informaciones fueron confrontadas para verificar su veracidad. Mientras tanto en Perú, las investigaciones iniciales fueron casi inexistentes, por lo que el LJP ha estado avanzando al ritmo y orientación de las informaciones que han juzgado conveniente proporcionar los aspirantes a cooperación eficaz brasileros.
Otra diferencia entre los casos de Brasil y Perú, consistió en que en el LJB los sobornos estuvieron concentrados en Petrobras y sus tres direcciones principales, cuyo control se repartía entre los principales partidos políticos, mientras que en el LJP las coimas se concentraban fundamentalmente en el Poder Ejecutivo del gobierno de turno y los aportes a los principales partidos en sus campañas electorales. Es así que en Petrobras la dirección de Abastecimientos estaba vinculada al conservador Partido Progresista (PP) y al Partido del Movimiento Democrático de Brasil (PMDB); la de Servicios, relacionada con el Partido de los Trabajadores (PT); y la Dirección Internacional, estuvo vinculada al PMDB, el partido del hoy presidente Temer.
Asimismo , otro aspecto en el que el LJB y el LJP difieren ,es el tiempo que se toman las autoridades judiciales para lograr la condena de los acusados. En Brasil, que tiene muchos de los problemas judiciales del caso peruano (tiene hasta 4 instancias); los plazos en el LJB están siendo significativamente más cortos. Por ejemplo el tiempo trascurrido entre el arresto de Marcelo Odebrecht , el 19.06.15 ,( que fue el último en ser detenido de los grandes constructores brasileros) y su condena (19.06.15) a más de 19 años de cárcel por los delitos de corrupción pasiva, lavado de dinero y asociación para delinquir, fue de menos de 9 meses. Mientras tanto en el LJP ya se cumplió un año y todavía ni siquiera tenemos una acusación de los fiscales.
Otra diferencia muy importante con el caso peruano , es que en Brasil la institucionalidad y el balance de poderes es más fuerte (y funciona). Un ejemplo muy reciente se refiere a los indultos que por Navidad aprobara el Presidente Temer; algunos de los cuales quedaron sin efecto al no cumplir con los requisitos establecidos. Es así que la presidenta del Supremo Tribunal Federal criticó los beneficios planteados por Temer al considerar que “crean un potencial escenario de impunidad en el país”. Esa decisión estuvo sustentada en una solicitud del 27.12.17 de la fiscal general Raquel Dogde, en la advertía sobre una posible fractura al hilo constitucional y específicamente a la separación de poderes. “(Temer) no tiene poder ilimitado para conceder indulto”, afirmó Dodge, quien agregó que si eso existiera se “subordinaría al Poder Judicial”. “Michel Temer está preparando una salida para políticos (envueltos) en corrupción” que son sus aliados, aseveró Dental Dallagnol, coordinador de los fiscales de Lava Jato.
En resumen, considerando las coincidencias y discrepancias entre el LJP y el LJB, los aspectos más importantes son: que las autoridades judiciales reduzcan la fuerte y peligrosa dependencia que tienen de Odb y de las informaciones que puedan proporcionar sus ex ejecutivos. Y eso se logra sobre la base de investigaciones propias. Maximizando ,por ejemplo, la muy valiosa información que contiene la copia del servidor que tenía Odb en Suiza ; que ya ha sido “desencriptada” y que está en poder de la Fiscalía. Dicho servidor contiene toda la información que acredita los sobornos entregados así como los nombres de las personas que los recibieron. Es que hay que entender que el beneficio que puedan proporcionar las esperadas delaciones de Jorge Barata, no solo dependerá de lo que él pueda ofrecer , sino de la calidad de las preguntas y repreguntas que puedan formular los fiscales peruanos que lo interroguen. Y en este terreno, luego de leer las preguntas formuladas anteriormente por los fiscales, hay mucho que mejorar. Asimismo , a fin de no prolongar más de lo necesario el LJP, los fiscales deberían de aprovechar la oportunidad de tener al frente a Barata para preguntarle por los sobornos que habrían entregado en otras obras , como el Gasoducto Sur Peruano (GSP), de lejos la mayor obra de Odb ; Olmos I y II (con sus inmensas irregularidades) ; la interoceánica norte, etc. Los testimonios que obran en poder de la Fiscalía de diversos aspirantes a colaboradores eficaces y las evidencias presentadas, hacen prácticamente imposible que no haya habido sobornos en las otras obras de Odb. Como por ejemplo el GSP, en el que Odb no solo no ha podido recuperar su inversión , sino que ha incurrido en fuertes pérdidas imprevistas (como por ejemplo las generadas por la ejecución de la carta fianza), razón por la que evita pronunciarse sobre este proyecto. Hay que tener en cuenta que el otorgamiento de sobornos era una “práctica comercial” instituida en Odb; y no existen los corruptos a tiempo parcial. El que es corrupto, lo es siempre, y lo mismo para los honestos. De otro lado los medios de comunicación deben de estar atentos a las reacciones de los peces gordos de la política cuando se vean en peligro y puedan intentar boicotear el LJP.

 

 

Leer comentarios ( )