Módulos Temas Día

Atalaya Económica Manuel Romero Caro Manuel Romero Caro

Crónica de una muerte anunciada 22.11.16

En solo 8 días, y sin explicación de por medio, el Ejecutivo cambió radicalmente de opinión sobre el GSP.
Hasta el 9 de noviembre , según los más caracterizados voceros del Gobierno ,las negociaciones vinculadas al Gasoducto Sur Peruano (GSP), andaban de maravilla: ya se habían solucionado los problemas entre Sempra y Odebrecht (Odb) , en enero se iban a reiniciar actividades en el GSP , la construcción, etc .
Sin embargo sorpresivamente, y en lo que constituye un radical cambio de posición, el jueves 17 los medios informan que el Gobierno decidió no modificar la cláusula anticorrupción contemplada en el contrato del GSP, requisito indispensable exigido por los prestamistas y el Consorcio Sempra-Techint para el Cierre Financiero (CF) y adquirir el 55% de las acciones que Odb posee. Como posteriormente lo explicaran los ministros de economía y de energía, dicha posición prácticamente representaría la terminación de la concesión del GSP y la convocatoria a otra licitación . Como aparentemente nadie le preguntó a los voceros gubernamentales a que se debía tan drástico cambio de posición, no sabemos cuál es la explicación oficial del cambio.
Además hay que tener en cuenta que desde que se inició este gobierno la posición oficial ha sido no mirar para atrás (no investigar ni criticar los megaproyectos de Humala). “Estamos más interesados en los desafíos futuros que en criticar el pasado” era lo que se repetía continuamente. Sin embargo a partir del jueves 17 de noviembre , tanto el MEF Thorne como el MEM Tamayo, no solo informaron que no permitirían cambios en la cláusula anti corrupción, sino que anunciaron una nueva licitación para enero! Y empezaron diversas críticas al GSP. En 8 días se ha pasado de una posición irrealista en un extremo (el gasoducto se reiniciaría en enero) a otra en el otro extremo (convocaremos a nueva licitación del GSP en enero). Asimismo el Gobierno inició una agresiva ofensiva mediática para destacar la nueva posición del Gobierno, la que habría incluido contactos con los responsables de los principales medios de comunicación. Esto a pesar que se encontraban en medio de las reuniones del APEC. Es así que sorpresivamente El Comercio resaltó en su portada del viernes 18 los problemas del GSP, privilegiando esta noticia sobre otras como el drama del incendio de Larcomar o los eventos del APEC.
¿Qué había sucedido entre el 09 de noviembre (fecha de la última declaración oficial que todo estaba marchando bien con las negociaciones) y el jueves 17 para que el Gobierno cambiara en 180 grados su posición?.
El efecto Barata
En mi opinión lo que sucedió es que a partir del 10 de noviembre los medios de comunicación nacionales empezaron a informar que Jorge Simoes Barata, máximo representante de Odb en el Perú por más de 20 años y luego CEO de las inversiones y concesiones de Odb en América Latina, con sede en el Perú, se había acogido a la Delación Premiada (DP) ante las autoridades brasileñas del Caso Lava Jato. Y lo más probable es que el plato fuerte de sus delaciones estarían vinculadas al GSP y a las numerosas irregularidades que caracterizaron el otorgamiento de su buena pro y la firma de su contrato de concesión, como hemos explicado en diversos artículos desde hace más de dos años.
Y si bien los requerimientos de los prestamistas para emitir un documento que afirmara que el GSP no había tenido nada que ver con la corrupción del caso Lava Jato ya se conocían desde abril del 2016 (ver Gestión del 22.04.16), la noticia sobre la DP de Barata debe haber liquidado las esperanzas de aquellos que todavía creían que se podía cumplir con dicho requerimiento. Entonces se debe de haber tomado la decisión de abandonar la política que hasta ese momento mantenía el Gobierno en relación al GSP, e iniciar una operación para distanciarse del GSP y de todo lo relacionado con Odb.
Obviamente las últimas decisiones adoptadas por el Ejecutivo son bastante positivas y dignas de felicitación , pero estas últimas nos las guardamos hasta que se expliquen las razones del importante cambio, y cuando los anuncios se concreten. Es que con las frecuentes marchas y contramarchas que caracterizan a este gobierno , es más prudente esperar.
En honor a la verdad, al gobierno no le quedaba otra que rechazar las irracionales demandas. Hay que recordar que desde mayo venimos alertando que el gobierno no podía aceptar dichos requerimientos. Y en nuestro artículo del 07 de este mes (“Bancos piden imposibles para financiar el ducto al sur”) advertíamos que ninguna manera se podía ceder en lo relativo a la cláusula 5.1.6 (de Pago Indebido) y comprometerse a no terminar el contrato de concesión.
En lo que a la solución planteada , es coincidente con la de nuestro artículo del 07.11.16: “En todo caso, ante la imposibilidad de firmar la Adenda de Bancabilidad, el camino menos dañino para los consumidores sería no firmarla, dejar que la Concesión termine por falta de financiamiento y convocar a una subasta para continuar el ducto al sur, pero con nuevas reglas de juego”.
Opciones del GSP
¿Y qué opciones enfrenta la concesión del GSP?. Enfrenta dos posible causales de terminación de la concesión: por no cumplir con el CF y/o por violar la cláusula anti-corrupción. Las alternativas más claras son las siguientes: 1)no se logra el CF hasta enero , y como ya habría transcurrido el plazo contractual para dicho cierre; la concesión retornaría al Estado. Ventaja para los consumidores: concesión GSP termina y se licita con reglas más favorables. 2) Se logra el CF antes del plazo. En este caso el proyecto continúa, pero existe una elevada probabilidad que enfrente la otra causal de terminación de la concesión, la violación de la cláusula anti-corrupción porque se anuncie que hubo sobornos, o intentos de ello.
En todo caso se espera que el gobierno mantenga su decisión y que finalmente sean los consumidores eléctricos y el sur del Perú los que resulten beneficiados.

 

 

Leer comentarios ( )