Los límites entre el hombre y la máquina se difuminan en el IFA de Berlín

"Las innovaciones que surfean en el sector de la inteligencia artificial son las que más harán hablar de ellas", advierte Annette Zimmermann, analista de la consultora Gartner.

IFA

Por: Agencia AFP

Invisible pero omnipresente, la inteligencia artificial transforma este año aparatos cotidianos en compañeros que piensan, ordenan y hablan en el IFA, la gran cita europea de la electrónica, que comenzó el viernes en Berlín.

Este escaparate de innovaciones tecnológicas, que a menudo marca las tendencias de las compras navideñas, se centrará en esta edición sobre todo en electrodomésticos conectados a la red, potentes 'softwares' integrados a teléfonos inteligentes y PC, televisores gigantes y joyas tecnológicas miniaturizadas que velan por mantener nuestra forma física.

"Las innovaciones que surfean en el sector de la inteligencia artificial son las que más harán hablar de ellas", advierte Annette Zimmermann, analista de la consultora Gartner.

Al igual que el año anterior, las grandes estrellas del IFA darán su voz: se espera, aunque sin certeza, el altavoz inteligente del grupo coreano Samsung, el Home Galaxy, equipado con su comando de voz histórico, el Bixby, capaz de controlar todos los aparatos del hogar.

Un año después de la presentación con bombos y platillos de modelos comparables de Google y Amazon, el IFA permitirá evaluar la real incidencia de esta tecnología, que todavía debe demostrar su utilidad y maniobrabilidad. Pero, según Gartner, a finales del 2020 el 75% de los hogares estadounidenses estarán equipados con asistentes de voz inteligentes.

Biohacking
Otra visión futurista: el fabricante LG desvelará su CLOi SuitBot, un exoesqueleto robótico cuya tarea es brindar más fuerza a las piernas del usuario. El constructor prevé conectar esta especie de zancos mecanizados con otros robots, por ejemplo, un robot limpiador.

El "Biohacking", que integra al cuerpo humano ingenios que van desde 'chips' a miembros robotizados, intentará una vez más seducir al público en Berlín, sin dejar de plantear algunas reticencias éticas.

Más consagrado al público en general que su competidor de Las Vegas (CES), previsto para enero, el IFA también presentará productos de alto consumo, que van desde televisores gigantes hasta auriculares 'bluetooth'.

Los aparatos electrodomésticos conectados velarán por la tranquilidad del hogar al renovar por sí mismos las existencias de café, de las tabletas de jabón para la lavadora o los filtros de la aspiradora.

En el ramo de la telefonía, Apple está tradicionalmente ausente del IFA, y Samsung ya presentó el 9 de agosto su nuevo teléfono inteligente de alta gama, el Galaxy Note 9.

Realidad aumentada
Ya no son los fabricantes de teléfonos móviles, incluido el Huawei chino, tradicionalmente muy mimado en Berlín, quienes obtienen la mejor facturación del salón.

En cambio, esta edición promete ser determinante para las aplicaciones de realidad aumentada, aún algo exótico para el público de a pie.

Esta tecnología, que no termina de convencer, permite superponer con la realidad elementos (sonidos, 2D, 3D, videos) calculados por un sistema informático en tiempo real, como lo hacen, por ejemplo, los filtros de fotos de la red Instagram.

"Hay cada vez más nuevas tecnologías disponibles (gafas, lentes de contacto o cascos), que integran contenidos de muy buena calidad, desde Harry Potter en realidad aumentada hasta aplicaciones de shopping", señala Klaus Böhm, de la firma Deloitte, en tanto el gigante Ikea ha lanzado su aplicación para organizar mejor su mobiliario.

Finalmente, algunos disfrutarán con la idea de descubrir las últimas novedades en materia de movilidad urbana: monociclos motorizados, 'skates' y 'hoverboards', esas nuevas pequeñas plataformas eléctricas con dos ruedas. Eso sí, solamente para probarlos sobre la alfombra del IFA, puesto que por ahora no están legalizados en las vías públicas de Alemania.