Turquía es demasiado puntual para socavar a mercados emergentes

El temor al contagio surgió ayer cuando la lira extendió una caída de dos días a un 20%, alcanzando un nuevo mínimo y provocando el pánico en la venta de sus pares, entre ellos el rand sudafricano, el peso mexicano y la rupia india.

Turquía

Por: Agencia Bloomberg

Los mercados emergentes sacudidos por la crisis financiera de Turquía pueden seguir cayendo en los próximos días y semanas, pero probablemente resistirán la matanza sin demasiado dolor.

El temor al contagio surgió el lunes cuando la lira extendió una caída de dos días a un 20%, alcanzando un nuevo mínimo y provocando el pánico en la venta de sus pares, entre ellos el rand sudafricano, el peso mexicano y la rupia india. Los inversores redujeron su exposición a los mercados emergentes en general para compensar las pérdidas en Turquía, o para cubrir posiciones en liras.

Sin embargo, más allá del futuro inmediato, existen algunas razones fundamentales para agrupar a otros mercados emergentes con Turquía. Con tasas de inflación promedio en mínimos históricos y una mejora en las balanzas de cuenta corriente, el mundo en desarrollo se está distanciando de Turquía. La dicotomía podría limitar los efectos secundarios.

"Puede confinarse solo a Turquía porque en realidad no hay otros mercados emergentes que tengan exactamente la misma mezcla tóxica que Turquía", dijo Paul McNamara, un administrador de fondos en Londres de GAM UK Ltd. en una entrevista en Bloomberg Television. "Solo Argentina tiene realmente el déficit externo, y no tienen tanta deuda interna".

El principal problema de Turquía es la inflación galopante que socava los beneficios reales. La inflación promedio en los mercados emergentes se encuentra en un mínimo histórico de 2.81%, que ha aumentado los rendimientos promedio reales en más de 4 puntos porcentuales durante los últimos siete años. Ese no es un gran argumento para una venta masiva sostenida.

Incluso después de una caída del 45% en la lira este año, las expectativas de los operadores de opciones para la volatilidad en las monedas de los mercados emergentes se mantienen dentro de un rango observado en los últimos seis años. Un indicador de JPMorgan Chase & Co. de las fluctuaciones cambiarias caía un 0.1% el lunes, poniendo fin a un aumento de cinco días. Esto sugiere que los operadores de derivados no están excesivamente preocupados por la posibilidad de un contagio.

Los inversores continúan penalizando a los mercados donde los responsables de las políticas no han hecho lo suficiente para frenar el deterioro de los balances de cuenta corriente y la creciente inflación. Con la inflación de Turquía en un 15.9% y la de Argentina en un 29.5%, la lira y el peso han tenido los peores desempeños este año.

Pero los balances de cuenta corriente están mejorando en otros lugares. Incluso en medio de una caída en el superávit de China y condiciones de financiación más estrictas debido a las tasas de interés más altas de EE.UU., los déficits se han reducido desde el 2016, de acuerdo con cifras del Fondo Monetario Internacional. Algunos países, como Tailandia y Taiwán, tienen balances positivos sólidos, lo que ha ayudado a sus monedas a superar a la mayoría de sus pares en la última semana.

Al perseguir el crecimiento a costa de la estabilidad financiera, Turquía está sola en el mundo emergente. El crecimiento en algunas de las economías de más rápida expansión, como India y China, es ordenado, si las cifras de crecimiento económico bruto real sirven como indicador. El PBI real promedio ha estado en alza durante tres años, ofreciendo el argumento más convincente para la exposición al mercado emergente.

Es poco probable que esto se vea amenazado si Turquía se prepara para un aterrizaje forzoso. La nación representa solo el 0.7% de los índices de mercados emergentes MSCI.

Nada de eso descarta que Turquía actúe como un lastre para otros mercados en el corto plazo. Muchas carteras todavía tratan a las economías emergentes como una clase de activos homogéneos que podrían verse afectados por asociación.

"Nuestra gran preocupación es si Turquía realmente entra en una gran crisis importante e imponen controles de capital", dijo McNamara. "Ese es el tipo de cosa que lleva a la clase de activos a una especie de desprestigio".