Cuna de la crisis asiática se convierte en un refugio

El baht ha superado a todas las monedas de los países en desarrollo durante el último mes a medida que la turbulencia que se ha concentrado en Argentina y Turquía comenzaba a propagarse a través de los mercados emergentes.

Tailandia

Por: Agencia Bloomberg

Tailandia, la cuna de la crisis financiera asiática ocurrida hace dos décadas, se ha convertido en un refugio contra la turbulencia que afecta a los mercados emergentes este año.

El baht ha superado a todas las monedas de los países en desarrollo durante el último mes a medida que la turbulencia que se ha concentrado en Argentina y Turquía comenzaba a propagarse a través de los mercados emergentes.

Las cuantiosas reservas de divisas y el gran superávit de cuenta corriente de Tailandia, así como un nivel relativamente bajo de propiedad en el extranjero, han amortiguado cualquier impacto. Nomura Holdings Inc. y Aberdeen Standard Investments esperan que la moneda siga siendo resistente.

Hay "poca propiedad, por lo tanto, poca venta", dijo desde Londres Edwin Gutiérrez, jefe de deuda soberana de mercados emergentes de Aberdeen Standard Investments. "Se necesitaría una megacrisis muy sustancial para desencadenar una ola de ventas en el baht tailandés".

La posibilidad de que el Banco de Tailandia suba las tasas es "un viento a favor adicional" para la moneda, escribieron el miércoles en un informe analistas de Nomura Holdings Inc., incluido Craig Chan.

Según la media de proyecciones de economistas encuestados por Bloomberg, el banco central elevaría la tasa de referencia a 1.75% a fin de año, frente al 1.50% actual.

El baht se ha fortalecido alrededor del 1.6% durante el último mes, mientras que las monedas de Turquía a India se desplomaban a mínimos récord en medio de una reducción del estímulo de la Reserva Federal de Estados Unidos y los enfrentamientos comerciales globales que han reducido la demanda de activos de mayor riesgo.

El rendimiento de los bonos gubernamentales a 10 años de Tailandia ha subido 43 puntos base a 2.77% este año, significativamente menos que el aumento que ha registrado la deuda india e indonesia, que han sentido el mayor efecto de la liquidación en Asia. Los bonos tailandeses atrajeron más de US$ 5,600 millones en los primeros ocho meses del año.

En 1997, Tailandia abandonó la política de vincular la moneda al dólar estadounidense para apuntalar su debilitada economía. La medida desencadenó una ola de ataques especulativos en otras monedas regionales y sacudió la economía mundial. Más de dos décadas más tarde, el superávit en cuenta corriente de Tailandia de alrededor del 10% del producto bruto interno está atrayendo capitales al país.