El Economista de MéxicoRed Iberoamericana de Prensa Economica (RIPE)

Con educación financiera, con asesores, por medio de libros y consejos, los inversores principiantes comienzan a organizar su portafolio de activos, uno de los temas más importantes en este rubro es la .

La correcta asignación de porcentajes a cada una de las opciones que añade a su cartera es primordial para manejar las que se puedan generar. Pero además de esto, en este artículo queremos resaltar otros aspectos indispensables que nunca hay que olvidar.

1. Recordar siempre la definición de invertir. Invertir implica destinar parte de los ingresos que uno gana para adquirir cualquier tipo de , por ejemplo: una acción, un bono, un ETF o incluso materias primas, bienes raíces y startups, entre otros.

Cualquiera sea el tipo de inversión a elegir, esto no significa que su opción le traerá instantáneas y seguras de manera automática: el mercado, la oferta, la demanda, además de otros factores influyen en el movimiento de los activos hacia arriba o hacia abajo.

Tenga en cuenta lo siguiente: cuando decida comenzar a invertir, debe ser consciente de que el dinero que asignará será el capital que usted mismo se permita perder, en caso de que sus instrumentos le traigan rendimientos negativos.

2. Estar motivado, el gran objetivo. Tener iniciativa mediante el entusiasmo es la gran meta al momento de realizar una inversión. Para eso, debe establecer que marquen su éxito para que la energía puesta en sus decisiones tenga una meta específica (la protección de su familia, viajes a lugares que siempre soñó, cenas en restaurantes de primera categoría).

Tenga en cuenta lo siguiente: Antes de comenzar a invertir, enfoque claramente su objetivo principal y objetivos secundarios, para así trabajar hasta conseguirlos.

3. Invertir en la Bolsa no es ir al casino. Los pesimistas siempre tienen esa idea de que los mercados de valores no traen sino pérdidas y funcionan igual que un casino. Esto depende, ya que hay que se dejan llevar por sus emociones y apuestan a acciones hoy para venderlas mañana, sin tener ningún fundamento para hacerlo. En este caso sí sería como apostar en el blackjack.

Si usted tiene una estrategia planteada, si tiene horizontes de tiempo para esas (corto, mediano, largo plazo) y si además conoce el riesgo que está dispuesto a correr, podrá invertir en acciones y bonos de manera consciente y racional.

Tenga en cuenta lo siguiente: Para no sentir que está en el casino, no se deje llevar por las caídas repentinas, por el miedo o la codicia. Si usted estudió detenidamente los activos que añadió a su cartera, no tendrá que preocuparse por estas cuestiones.

Más del Especial TU DINERO: