Milagros Sánchez Vargasmsanchez@diariogestion.com.pe

Tener más del 30 o 40% de nuestros ingresos en está vetado en el mundo de las . Pero, si ya estoy en esa situación, ¿debo con alguna entidad financiera? Paul Lira, director de la carrera de Administración y Finanzas de la UPC; y José Orderique, docente del CIDE-PUCP, opinan.

Lo primero que deberíamos pensar, según Lira, es reconocer el problema; luego, acercarnos a una entidad financiera para replantear el arreglo, que puede ser una o refinanciación de deuda.

"Normalmente, se refinancia y se puede acceder a un aumento de plazos o disminución de tasas, o ambos casos. De tal manera, que el flujo de caja calce con la deuda", señaló el director académico del Campus Villa de la UPC.

¿Irse a otra entidad financiera? Por qué no, pero –señaló- que cuando uno está con problemas financieros, lo menos que una entidad quiere es otorgar un préstamo. Por ello, recomendó acudir antes de caer en una deuda engorrosa. Y, ser proactivo: tocar puertas para la compra de una deuda.

Por su parte, José Orderique recomendó establecer bien nuestros plazos de pago con la entidad financiera, ya que si no se puede pagar una deuda "X", lo mejor es hacer una reestructuración.

Sin embargo, esta última decisión podría conllevar más intereses. "Mientras más tiempo dediques al pago, más intereses generarás", indicó el docente.

¿Cómo refinancio mis deudas?Lira mencionó que una primera opción es seguir el cronograma de pagos tradicional (un pago cada mes); pero si posees un excedente, lo mejor es pagar el principal de la en la entidad financiera.

El principal de la deuda es la cantidad sobre la que se calcula el interés, y por ello, Lira recomendó prepagar este principal, ya que hará que las cuotas posteriores se reduzcan.

Algunos optan por adelantar cuotas, pero Lira afirmó que no es lo recomendable, porque las siguientes cuotas continuarían sin ningún cambio. En tanto, Orderique opina lo mismo que Lira, y advirtió que actualmente no existe ninguna penalidad en la anticipación del pago de cuotas de una deuda.

Otras opciones de financiamientoSi no decides refinanciar tus deudas, puedes pedir una reprogramación de dichas a través de periodos de gracia, estableciendo nuevos plazos de pago. O, también, puedes solicitar una compra de deuda con una sola entidad financiera, pero la primera condición es pagar dicha deuda contraída con otras entidades.

Según Orderique, la ventaja de esta última modalidad, es que ya no estarás reportado en ninguna central de riesgos. El objetivo es unificar la deuda, y brindar una opción de pago cuando tengamos los ingresos necesarios.

Sin embargo, el docente de la PUCP recomendó tomar en cuenta el costo de oportunidad, ya que podrían generarse subidas en las tasas de interés.