Es conocido que en Lima se demandan anualmente 400 mil viviendas, mientras que la oferta llega a alrededor de 40 mil. Sin embargo, no todos los solicitantes pueden acceder a un , lo cual reduce significativamente la demanda real efectiva de inmuebles.

"La demanda real efectiva no está creciendo al mismo ritmo que la oferta. Por ejemplo, en el primer trimestre toda la oferta inmobiliaria de Lima alcanzó las 25,242 viviendas, y se vendieron solo 3,902, mientras que el año anterior colocamos 3,600", informó Gino Layseca, gerente general de Tinsa, en Canal N, al indicar que la oferta podría llegar hasta las 50 mil viviendas.

Gran parte de la demanda –explicó- está formada por familias de bajos recursos que no son 'bancarizables'. Por ello –agregó- deben demostrar una cultura de ahorro para adquirir un crédito.

"En la medida que la banca no ofrezca soluciones no seguiremos creciendo. El Estado también es un protagonista en el sector porque ha lanzado subsidios y programas de autoconstrucción (que representa entre el 60% y 65% del desarrollo inmobiliario). Eso ayuda a disminuir el déficit", aseguró el ejecutivo.

PreciosLayseca confirmó que los precios están subiendo, pero no a un . En Breña –refirió- la variación fue menor al 10%, mientras que en Ate el alza fue de 14%.

"Incluso en Los Olivos el precio ha disminuido porque el producto ha cambiado. Ahora los proyectos son más grandes y se pueden ofrecer áreas más pequeñas manteniendo la cotización final", resaltó.

Para evaluar el comportamiento del precio de los bienes inmuebles –indicó- debería compararse el metro cuadrado y diferenciarse por escala y etapa de construcción del proyecto (preventa, venta o postventa)

"Los precios en general están subiendo por la escasez de terrenos y su mayor valor. No hay disponibilidad de grandes áreas para desarrollar proyectos. Por ejemplo, dentro de la estructura dd inversión, para el nivel socio-económico A, el valor suelo puede llegar a incidir en un 40%", señaló

TipsFinalmente, Layseca dio cuatro recomendaciones para quienes quieren comprar una vivienda: verificar que el producto satisfaga las necesidades, identificar al promotor (la información se puede buscar a las páginas de Internet de las desarrolladoras), consultar opiniones de quienes ya adquirieron el bien, y endeudarse en la medida de las posibilidades.