Luisa Huaruco Gonzaleslhuaruco@diariogestion.com.pe

Empezó a diseñar casi por accidente hace 30 años y hoy sus obras forman parte de colecciones en museos como el Moma de Nueva York, el Centro Pompidou en París y el V&A Museo Nacional de Arte y Diseño de Londres. Luego de pasar por empresas como Habitat y Artek, fundó su propia marca en el 2002, a la que bautizó con su nombre, convirtiendo así a en un referente del diseño mundial.

¿Cómo define el estilo Tom Dixon?Me gusta definirlo como un minimalismo expresivo.

Siendo autodidacta, ¿qué rol le asigna a la educación en el diseño?Creo que la educación es muy útil para habilidades técnicas, pero mi inspiración viene de los procesos de manufactura y el potencial de los materiales, si hablamos de influencias vienen de ramas diversas como la escultura o la ingeniería, no necesariamente del diseño mismo.

Ingresó al diseño casi por casualidad, ¿qué lo atrajo de esa profesión?Siempre me ha gustado construir cosas, desde niño. Algo que sirvió de mucha inspiración fue el hecho de que la gente empezara a comprar las cosas que hacía, fue como alquimia, convertir los desechos en oro. He sido inspirado por la idea de que puedo tener una idea y luego la gente querrá comprarla. Es una profesión muy satisfactoria.

¿Cómo es el proceso para sacar una nueva colección?Diseñamos una colección cada año. La idea es la parte fácil, la parte difícil es encontrar a alguien que realice la idea, tener la confianza suficiente de gastar tu dinero para producir tu idea, asegurarte de que la calidad sea la correcta y que el precio sea el correcto, que la logística sea la correcta. La idea es la parte corta, la puesta en producción es lo que toma tiempo.

¿Cómo hace para cotizar sus obras, poner el precio de venta final?Eso es secreto comercial (risas). Pero uno tiene un presentimiento para eso. Algunas cosas cuesta mucho dinero hacerlas porque quizás se producen en poca cantidad y mientras más radical sea algo, vas a vender menos.

¿Cuál diría que es la principal lección aprendida en sus años de ?La principal lección es la importancia de ser uno mismo y no estar interesado en ser otra persona.

Sus obras están por todo el mundo ¿a cuál de ellas le tiene mayor cariño?El trabajo que prefiero es el que aún no está terminado, es decir lo que estoy haciendo después y siempre estoy insatisfecho con las cosas que he hecho antes.

Ha colaborado con algunas marcas, ¿cómo las elige?No hago tantas colaboraciones con otras marcas, he pasado los últimos 10 años construyendo mi propia marca, así que cuando elijo colaborar fuera de mi compañía intento hacerlo cuando la marca ha desarrollado una tecnología o producto específico, que no sea uno en el cual soy experto.

¿Cómo ha visto el diseño a su paso por Latinoamérica?Creo que en el diseño de productos y muebles, es el inicio de una aventura para los diseñadores latinoamericanos, pero si miro la cultura gastronómica, musical, la de la arquitectura, puedo ver un estilo sudamericano que se está desarrollando, así que seguro esto va a suceder en los diseños de productos.

¿Cuál diría que es el principal reto para los diseñadores jóvenes?Lo más difícil para un joven diseñador ahora es encontrar tiempo suficiente para desarrollar un estilo único y personal. Pero, creo que para los diseñadores en Sudamérica hay una gran cantidad de cultura que data de 10 mil años atrás, una cantidad impresionante de materias primas y una riqueza de técnicas artesanales e industriales, que combinar esa gran historia con el futuro debería ser fácil. Así que estoy muy celoso de los diseñadores sudamericanos.

¿De dónde viene tomando inspiración para sus próximas obras?Soy un privilegiado porque puedo tener acceso a nuevas influencias de viajes como el de hoy, ya he visitado el Museo Larco, en México fui al Museo Antropológico, en Bogotá visité el Museo de Oro, me gusta la historia y siempre obtengo mucha inspiración de técnicas de manufactura así que visito fábricas y me encuentro con las nuevas máquinas de manufactura, mucho viene de cómo haces las cosas.

¿Cuáles son los planes a futuro para Tom Dixon?Tengo establecido que quiero hacer todo lo referente al mundo del diseño interior, cualquier cosa que se pueda usar en una casa, hotel o restaurante son las cosas que me interesan. Y ese es el inicio, ahora estoy involucrándome en cosas como los perfumes, mientras que antes me enfocaba en los objetos físicos en un espacio, ahora comienzo a pensar en cómo huele ese espacio, y tal vez luego pensaré en cómo suena ese espacio. Hay muchas posibilidades, pero todas son ultra secretas (risas).

Fotos:Tom Dixon Studio (Casa Cor Lima, Países Bajos, Milan Design Week)