Los gerentes que manejan equipos de teletrabajadores pueden preocuparse porque estos se sientan aislados y desconectados de la organización, por lo que realizan esfuerzos extras para mantenerse en contacto constante. Sin embargo, este aislamiento es un mito, según de University of Wisconsin-Milwaukee y Northwestern University.

Los resultados indicaron que contactarse frecuentemente por correos electrónicos, reuniones u otros medios no fomenta sentimientos de cercanía entre los trabajadores remotos hacia sus colegas. En realidad, estos esfuerzos comunicativos pueden terminar siendo interrupciones estresantes, lo cual alejaría a los trabajadores aún más de la compañía, según los catedráticos Kathryn Fonner (University of Wisconsin-Milwaukee) y Michael Roloff (Northwestern University).

Menos es másBásicamente, el impacto de las cadenas de e-mails y llamadas de conferencia no necesariamente hace que empleados que trabajan desde casa se sientan parte de la organización. Según una publicación de , el Dr. Fornner indica que estas frecuentes interrupciones son "asociadas negativamente con sentimientos de identificación organizacional".

Incluso los empleados de oficina señalaron, de acuerdo a los estudios, que sentían estrés debido a estas interrupciones. La única diferencia es que no dañaban su identificación con la compañía, tal vez porque las consideraban parte de la rutina dentro de la oficina.

El estudio se basó en una muestra de 89 teletrabajadores y 104 empleados de oficina, a quienes se les preguntó sobre la frecuencia de contacto con colegas y gerentes, y encuestándoles sobre sus niveles de estrés. Ambos grupos dijeron que las conversaciones telefónicas eran menos estresantes que un paquete de correos o reuniones cara a cara.

SolucionesPara reducir el estrés entre los trabajadores e incrementar la filiación a la organización, los investigadores sugirieron limitar el envío masivo de e-mails, reducir el número de reuniones semanales, crear "almacenes" de información a los que se pueda acceder fácilmente; asimismo, se debe "promover un entorno donde los empleados puedan programar los momentos de interrupción mientras trabajan".