Los profesionales españoles que llegan a —para escapar de la aguda — están dispuestos a ganar menos que sus colegas locales. Sin embargo, desde la perspectiva de los emigrantes europeos, esta diferencia salarial aún puede llegar a ser hasta 40% mayor de lo que percibirían en España.

Así lo informó María Eugenia Rodillo, jefa de Selección de Nuevos Negocios de Laborum Selección, en Chile, reportó el .

El mercado laboral chileno tiene espacio suficiente para acoger a los inmigrantes españoles y de otras procedencias "y más aún en la medida que definen sus expectativas salariales en una escala menor a los profesionales nacionales, incluso estando igual o mejor preparados", agregó Rodillo.

Acogida chilenaSegún Rodillo, muchas empresas, las grandes y multinacionales especialmente, son receptivas a la idea de .

"En los últimos seis meses nos han contactado varios ejecutivos de Europa, básicamente españoles, algunos incluso han venido al país a mirar el mercado, pero también hemos recibido antecedentes de franceses y portugueses, de diferentes rubros y edades diversas", dijo Franklin Otero, socio consultor de Equation Partners.

La Tercera también indicó que los empleados chilenos no tiene por qué temer a esta nueva ola de profesionales, a pesar de que muchas veces estén más preparados que ellos.

"Esta inmigración sigue siendo selectiva y se encuentra muy lejos de ser masiva, así que aún no da para cambios de relevancia en el mercado laboral doméstico. Para ello, según un estudio de la Universidad de Chile, los extranjeros tendrían que representar un 10% de la población. Hoy son poco más del 2%", finalizó el artículo.