Cada vez que un ejecutivo decide estudiar un posgrado y tiene claro cuál es el programa que más le conviene a su desarrollo profesional, el dilema viene a la hora de escoger una escuela de negocios que cumpla sus expectativas. Pero, ¿hay criterios válidos para comparar a estas casas de estudio?

Giuliana Leguía, directora académica MBA de la Universidad del Pacífico, considera que lo primero en lo que debe fijarse el profesional es el prestigio y enfoque de la institución, pues puede haber un vacío en su compromiso con la formación: "En muchos lugares se cree que a los ejecutivos no se les puede formar y eso no es verdad. La escuela tiene que involucrarse en el crecimiento de los alumnos".

Luego, para que el ejecutivo se sienta cómodo, es preciso que asienta con el estilo metodológico que le ofrecen. Según José Garrido-Lecca, director general del PAD – Escuela de Dirección de la Universidad de Piura, si la cultura institucional calza o no con la forma de ser del estudiante puede mejorar o dañar el desempeño del profesional.

En este sentido, Leguía y Garrido-Lecca coinciden en que la elección del lugar para realizar un posgrado depende en gran parte del plan personal del ejecutivo. Así, muchas veces los rankings no son los mejores indicadores, aunque sirven para comparar planes de estudio.

Por último, la pauta más conocida para analizar a las escuelas de negocio es su contenido. "Esto va a depender de lo que la persona quiera. Si va a profundizar en herramientas, le viene mejor una escuela que tenga contenidos más específicos; de lo contrario, sería mejor una con orientación más generalista", señala Garrido-Lecca.

Grandes detallesOtro atributo de las escuelas de posgrados, como los horarios, también incide en la decisión de los profesionales, ya que puede tener un impacto en el equilibrio de la vida familiar del alumno. "La persona tiene que analizar su costo-oportunidad y escoger lo que más se ajusta a sus necesidades", afirma Giuliana Leguía.