Luis Chávez es un abogado, dejó hace poco de trabajar en una ONG ambientalista; ahora busca nuevos aires, y por ello, postuló a un despacho muy conocido de su ciudad. Todo iba muy bien en la entrevista, cumplía los requisitos de conocimientos y aptitudes, hasta que el le preguntó cuánto ganaba en su último trabajo. Él lo meditó, quiso lanzar una cifra, pero lo dudó. Finalmente, lo dijo. La historia termina así: la empresa nunca lo contrató.

¿Cuál fue la verdadera razón de la negativa por parte del empleador? ¿debió decir cuánto ganaba, o simplemente debió negarse a brindar tal dato? Algo que debe tener presente es que debe estar preparado para responder esa pregunta.

[ Lea también: ]

Liz Ryan, directora ejecutiva y fundadora de Human Workplace, recomendó olvidar la relación para poder responder tal pregunta.

"Tiene que dejar de lado el prototipo estándar de postulante sumiso, y darse cuenta de que es un par igualitario en el proceso de contratación. Usted no es una hormiga modesta que tiene que trepar montones de vidrios rotos para conseguir un trabajo", dijo Ryan en un artículo publicado en el portal del World Economic Forum.

La experta lo sintetizó así: las personas que no lo contratan, no lo merecen. Por ello, debe reconocer en su chip la inadecuación de la pregunta: ¿Cuál era su en su trabajo anterior? Después podrá usar una respuesta sumamente atractiva.

[ Lea también: ]

Grábelo, lo que ganaba en sus trabajos anteriores no es asunto de ningún empleador. ¡Le dirán que sí es asunto de ellos! Le dirán que está siendo una persona complicada al negarse a darles sus comprobantes de pago, pero no caiga.

Ryan resaltó que los reclutadores inescrupulosos le dirán que deben saber cuál era su salario anterior, y que será excluido del proceso de reclutamiento inmediatamente si no les brinda dicha información.

Para ellos es importante obtener detalles de su salario, para así mantener la ventaja de negociación sobre usted. ¡Déjelos atrás! No necesitan saber cuál era su salario anterior. Todo lo que necesitan es el salario que pretende. Enfréntese al miedo de decir "¡Vaya! Cómo puede imaginarse, mi historial de salarios es información personal".

Los reclutadores le dirán: "Les hago estas preguntas a las personas todo el día. Es una pregunta totalmente razonable". ¡Están mintiendo! Es posible que hagan la pregunta, pero no es razonable. Es sumamente indiscreta, sentenció Ryan.

[ Lea también: ]

Si un reclutador no puede valuar sus habilidades sin saber lo que le pagaba otra persona, ¡entonces está frente a un mal reclutador!

Usted puede hacer algo muy importante: sin hacer que el entrevistador se sienta irrespetuoso por haberle hecho una pregunta indiscreta, puede replantear la pregunta acerca del historial de salarios, por ejemplo, "¿Cuáles son sus pretensiones para comenzar a trabajar aquí, si hacemos una oferta?".

Debe entender que, apenas divulgue la cifra de un salario anterior, perderá todas las posibilidades de sacar provecho de una negociación. La mayoría de los empleadores no lo contratarán por más del 10% más de su último salario, incluso si lo quieren mucho.

¡Practique el dicho "Estoy enfocado en trabajos en los que pueda ganar alrededor de S/. X" frente al espejo, y vea cuánto más poderoso se sentirá.