En , mejoramos la calidad pero seguimos viviendo segregados.

Esta es una de las conclusiones del informe comparativo , que analiza los resultados de estas pruebas en siete países de la región desde el 2000 al 2012.

Axel Rivas, investigador principal del Programa de Educación de Cippec, sostiene que Perú es el país que avanzó más en el mejoramiento de su educación, lo cual se refleja en la tasa de escolarización y resultados de aprendizaje.

Por ejemplo, en el nivel secundario, la tasa de escolarización pasó del 60% al 80% en jóvenes que están en edad de asistir a la escuela. Asimismo, de tres años de escolarización en 1960 se pasó a nueve años de escolarización en el 2010.

A cuanto al aprendizaje, Perú fue el que más incrementó sus resultados en lengua, matemática y ciencia durante esos doce años de análisis.

El país, a pesar que inició con un piso base muy bajo en educación, ahora se encuentra al nivel de Argentina, Colombia o Brasil.

Entre las principales explicaciones para este mejoramiento, Axel Rivas menciona la mejora social y económica del Perú.

"La condición social de sus alumnos es la primera explicación de sus resultados de aprendizaje. Los países que reducen pobreza extrema tienen mucho mejor impacto educativo que aquellos que tiene crecimiento económico por sobre un nivel aceptable", indicó.

Por ejemplo, Uruguay tuvo una gran mejora económica y no una mejora en sus resultados de aprendizajes.

Además, también pesan algunas políticas sociales como el Plan Lector y la distribución de materiales, la cantidad de años de escolarización de los padres, la cantidad de años de la educación inicial y los primeros impactos de las políticas de mejoramiento de la carrera docente.

DesafíosAunque el estudio también reconoce el crecimiento del financiamiento educativo, Perú todavía no iguala los niveles de otros países de la región.Al menos, hasta data del 2012, el Perú destina poco menos de 3% del PBI en educación y el promedio de América Latina es 5%.

"No hay una relación lineal entre inversión y resultados. Puede no darse esa situación como en Argentina y Uruguay. El financiamiento es una condición necesaria pero no definitiva", manifiesta Axel Rivas.

Otro gran desafío de la educación peruana es la gran desigualdad social en las escuelas.

"Perú no logró reducir la desigualdad educativa mientras (sí) logró mejorar la calidad educativa (…) Perú tiene un nivel de segregación muy algo en sus escuelas, los alumnos están muy distribuidos por nivel socioeconómico en escuelas. No hay integración social en la escuela", asegura.

En los últimos años, se vivió una tendencia –pase de estudiantes del sistema público al privado-, y así aumentó la brecha social.

"Esto no quiere decir que los alumnos más pobres aprenden menos, aprenden más, pero los alumnos del cuartil de más alto nivel se mejoraron más su situación que los del cuartil social más pobre", indica el investigador.

"Los países con más éxito educativo tienen mucha integración social en la escuela pública", agrega.