El de Samsung llegará al mercado en dos variantes. Según un informe de Bloomberg, las dos modelos se están desarrollando bajo el nombre clave Project Zero. Ambos incorporarían "cuerpos totalmente metálicos" y conservarían las 5,1 pulgadas del Galaxy S5.

El reporte señala que la tecnológica surcoreana produciría una pantalla que pueda 'envolver' al dispositivo hacia ambos lados. En efecto, con el Galaxy Note Edge 5.6, Samsung ya ha demostrado su capacidad para producir un 'display' que se extienda hacia uno de los lados del teléfono.

Galaxy Note Edge cuenta con una franja lateral a través de la cual es posible acceder a varias aplicaciones. Foto: AP

De manera que el próximo Galaxy apuntaría a 'derramar' su pantalla hacia los bordes laterales. Como recoge Business Insider, es poco probable que Samsung tenga aun desarrollada una capacidad de producción lo suficientemente alta como para saciar todo el mercado global con su próximo buque insignia, por lo que probablemente haya decidido lanzar una segunda versión del dispositivo con una pantalla más convencional.

Se espera que Samsung dé a conocer su siguiente Galaxy en marzo en el de Barcelona.