Módulos Temas Día

Los estadounidenses no compran autos híbridos enchufables

Cada vez está más claro que los vehículos híbridos enchufables, esas quimeras verdes que por mucho tiempo han prometido llevar a las anticuadas empresas de automóviles a un futuro energéticamente eficiente, nunca crecerán más allá de su posición actual de segundón automotriz.

autos híbridos

autos híbridos

El auto eléctrico ahora parece estar listo para convertir a estos híbridos en un accidente histórico. (Foto: Bloomberg)

Hace unos 18 meses, BMW comenzó a vender por primera vez una versión híbrida enchufable de su sedán de tamaño mediano. El 530e es una versión más cara y voluminosa del sedán deportivo del fabricante alemán. Recorre alrededor de 30 millas (48 kilómetros) con una carga y alcanza un máximo de 146 millas por hora, una velocidad apta para una autopista alemana.

Es el tipo de híbrido que los “hypermilers”, como se conoce a las personas preocupadas por usar técnicas de conducción eficientes, solo podrían haber imaginado cuando Toyota dio a conocer el Prius original hace dos décadas.

El BMW 530e es más opulento que un Tesla y sin duda más agradable de manejar, pero eso parece no importarle a los clientes. El Model 3 completamente eléctrico de Tesla comenzó a llegar al mercado a finales del 2017 y, en el último año, ha superado en ventas al BMW por aproximadamente 15 a 1.

Cada vez está más claro que los vehículos híbridos enchufables, esas quimeras verdes que por mucho tiempo han prometido llevar a las anticuadas empresas de automóviles a un futuro energéticamente eficiente, nunca crecerán más allá de su posición actual de segundón automotriz. El auto eléctrico ahora parece estar listo para convertir a estos híbridos en un accidente histórico.

"Un [vehículo] completamente eléctrico es una solución mucho más elegante", dijo Gil Tal, director del Centro de Investigación de Vehículos Híbridos Enchufables y Eléctricos de la Universidad de California, Davis. "Son muy simples de construir y de muy bajo mantenimiento". En retrospectiva, sostiene, los híbridos enchufables "son sólo las ruedas de entrenamiento" en la preparación de la industria para los automóviles eléctricos.

En Estados Unidos, las ventas de vehículos completamente eléctricos han aumentando por sobre las de los híbridos enchufables, superándolos por casi 3 a 1 en el tercer trimestre, según nuevos datos publicados por Bloomberg NEF. En los próximos meses, las máquinas que utilizan exclusivamente baterías superarán a los híbridos que no se enchufan, una categoría que incluye una amplia gama de vehículos como el Prius.

General Motors anunció el lunes que eliminará el Chevrolet Volt, un híbrido considerado el futuro de la empresa cuando se lanzó en el 2010. En estos días, el Volt lucha por seguir el ritmo de su hermano, el Bolt, un modelo completamente eléctrico que Chevrolet dio a conocer en el 2016.

Irónicamente, el cambio del mercado se produce en un momento en que los híbridos finalmente se han vuelto bastante buenos, con una erupción de nuevos productos de alta calidad. En docenas de los vehículos más populares del mundo, un motor eléctrico es ahora una opción igual que un portaequipajes o un paquete para temperaturas bajas extremas.

Los compradores de automóviles estadounidenses pueden elegir versiones híbridas del Honda Accord, Toyota RAV4, Nissan Rogue y el Chevrolet Malibu.

Este año, sin embargo, los consumidores estadounidenses que tuvieron esa opción compraron la versión híbrida solo el 5 por ciento de las veces, según un análisis de Edmunds.com. El resto ya sea conducen el antiguo vehículo que quema gasolina u optan por modelos completamente a batería, como el Tesla o el Nissan Leaf.

Es probable que algunos compradores que podrían haber considerado anteriormente un híbrido enchufable, ahora estén esperando que un desfile de nuevos vehículos totalmente eléctricos llegue a los concesionarios en los próximos años.

"Esa es una de las grandes tesis en el mercado en este momento", señaló Salim Morsy, analista de Bloomberg New Energy Finance. “Si estos vehículos tuvieran un precio exactamente igual, uno esperaría que la gente los comprara".

Los ejecutivos automotrices que han pasado dos décadas en busca del revuelo de los híbridos han tenido una tendencia a sobreestimar la racionalidad de los compradores de automóviles, y no es difícil ver por qué.

Recopile suficientes datos sobre los ingresos de los hogares y los viajes diarios, y un CEO de Detroit verá la lógica de ofrecer un híbrido enchufable que puede funcionar con electricidad durante aproximadamente 30 millas, la distancia que un auto estadounidense promedio recorre en un día típico. El problema es que muchos de esos posibles compradores quieren tener una camioneta, un vehículo utilitario deportivo descapotable o una nave espacial de electrones lista para un viaje de tres horas.

"Cuando preguntamos a las personas si están interesadas en un híbrido, todo el mundo dice: ’Sí, claro’", explicó la analista de Autotrader Krebs Michelle. "Pero luego miras cómo compran y qué compran y no ves eso". Como parte de todas las ventas de vehículos en EE.UU., los híbridos se han debilitado desde el 2013 cuando brevemente cubrieron un 3% del mercado.

Leer comentarios ( )