Dentro del ring tecnológico, y alimentan su rivalidad por la búsqueda constante de talento nuevo: adolescentes menores de 16 años que son capaces de crear aplicaciones para smartphones y tabletas, gracias a sus habilidades con el software.

Los titanes tecnológicos han puesto sus ojos en esa nueva generación de jóvenes desarrolladores y están dispuestos a atraerlos a través de becas, invitaciones a conferencias y sesiones para crear software nuevo.

En el último año, solo Google ha pagado a los desarrolladores más de US$ 5,000 millones y el gigante de la manzana mordida supera esa suma con US$ 10,000 millones durante el mismo periodo, de acuerdo a información recopilada por The Wall Street Journal.

A sus cortos 14 años, Grant Goodman es uno de los jóvenes talentos que ha logrado generar hasta más de una app. Y es que desarrolló la aplicación Prodigus para reproducir a través de videos libres de publicidad para el iPhone. El juego "iTap That" es otra de las creaciones concebidas por el adolescente que apenas está a punto de cursar el noveno grado de secundaria.

Por casos como los de Goodman, Apple redujo en 2012 la edad mínima que se requiere para asistir a su conferencia de desarrolladores de 18 a 13 años. También comenzó a otorgar becas a menores de edad para que no se vean en la necesidad de pagar los US$ 1,600 que cuesta la inscripción.

Por su parte, en la conferencia I/O, Google recibió a unos 200 jóvenes talentos de entre 11 y 15 años para presentarles algunas de las herramientas que emplean sus desarrolladores.

Douglas Bumby, por su parte, solo tiene 16 años y ha bautizado a su primera aplicación Just Go! Se trata de un cronometro para corredores que ya está disponible en la App Store.

En tanto, Ahmed Fathi, de 15 años, confiesa al diario WSJ que aprendió por su cuenta el diseño de aplicaciones para el iPhone en Egipto. Este mes lanzó en la la aplicación, Tweader, la cual es capaz de leer tuits para conductores o ciclistas.