El congresista Víctor Andrés García Belaúnde aseguró que la información que recababa la era comercializada a la red criminal encabezada presuntamente por Rodolfo Orellana para que pueda chantajear a los investigados.

"Hemos ido descubriendo que ha habido una cierta complicidad del Estado y de la DINI para facilitar y entregar información casi de manera oficial a estas bandas organizadas que la utilizaban para difamarte", señaló en diálogo con Canal N.

García Belaúnde indicó que buscaban cualquier tipo de dato de los opositores al Gobierno para utilizarlo con objetivos políticos aplicando "métodos stalinistas".

El parlamentario dijo que el agente de contrainteligencia Rosendo Chávez Rojas admitió en la Comisión de Inteligencia que hizo seguimiento a varios personajes de la política nacional por órdenes superiores, pero que no identificó al responsable.

"Habría que establecer por qué información captada por una entidad del Estado como la DINI, gran parte de esta acababa comercializada en paquetitos a testaferros de la mafia que me denunciaban", agregó.