A pesar de los impasses que ocasiona con sus declaraciones, el presidente del Consejo de Ministros, , justificó el rol que la primera dama viene desempeñando en el Gobierno de .

"Es un tema absolutamente natural. El presidente del partido, por supuesto, tiene la vocería política y tiene no solo el derecho sino la obligación de opinar en este gobierno y al interior de todos los gobiernos", manifestó Cornejo a RPP.

El flamante primer ministro señaló que continuará el trabajo de su antecesor en cuanto a tender puentes de diálogo con la oposición, todos niveles de gobierno (locales y regionales) y el resto de poderes del Estado (Congreso y Poder Judicial).

Durante su periodo como jefe del Gabinete, Cornejo indicó que desempeñará un rol de "coordinador" con todas las fuerzas políticas para impulsar el diálogo y la concertación.

"(Impulsaremos) todo el diálogo que sea necesario y hasta donde sea necesario (…) Lo que no vamos a hacer es un diálogo para la foto, es decir, nos sentamos, sonreímos y nos damos la mano. Eso no se puede hacer. Para llegar realmente a la ejecutoria, se requiere trabajo. Iremos haciendo los acercamientos que correspondan y definiendo líneas concretas a trabajar", refirió, en clara alusión a las jornadas de diálogo que se realizaron en el mandato de .

Finalmente, el exministro de Vivienda minimizó las críticas hacia la figura del tecnócrata, pues es "es un estereotipo" que está fuera de la realidad. "Tengo experiencias en temas técnicos (en el cómo) para aterrizar en soluciones concretas y experiencias en proyectos de alcance social", destacó.