El Ministro del Ambiente, , sostuvo que el gran reto del Gobierno para mejorar la gestión de inversiones está en que los (EIA) recobren su credibilidad y se conviertan en el instrumento de gestión ambiental más importante del país.

"El EIA debe ser instrumento que no solo prevenga y mitigue, sino que genere entendimiento, que los peruanos sepamos que la información contenida en él es adecuada y que va a ser debidamente fiscalizada, esa es la meta", sostuvo en el Congreso, donde se discutió sobre los cambios que requieren .

Precisó que ese objetivo se logrará con información ética y científicamente sustentada, donde sus resultados sean aceptados y no cuestionados.

En ese sentido, el especialista ambiental César Gamboa director de Políticas de Derecho, Ambiente y Recursos Naturales (DAR) planteó la necesidad de enfocarse en dos puntos centrales.

1. Mejorar la coordinación intersectorial.

"La falta de coordinación entre el joven sector ambiental y el Ministerio de Energía y Minas ha generado una serie de conflictos socio-ambientales, que han puesto en riesgo las inversiones. Un ejemplo claro es la concesión de la hidroeléctrica Mainique I, que tuvo que ser declarada nula por no haber sido consultada previamente con el Servicio de Áreas Naturales Protegidas (SERNANP), al encontrarse superpuesta con la zona de amortiguamiento del Santuario Nacional Megantoni", explicó.

2. Fortalecer al Ministerio del Ambiente (MINAM) y a su Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA).

"La OEFA debe trabajar de manera coordinada con un nuevo modelo de monitoreo ambiental y social comunitario de los proyectos, que ayude a alertar los posibles cumplimientos de las obligaciones socio ambientales y de los EIA por parte de los proyectos de inversión pública y privada", propuso Gamboa.

Asimismo, agregó que la Evaluación Ambiental Estratégica (EAE), promovida por el MINAM, sería una gran ayuda para desarrollar e implementar nuevos mecanismos e instrumentos para mejorar la gestión ambiental y social de las inversiones.