Desde este 14 de enero, los ciudadanos cubanos residentes en la podrán viajar al exterior sin necesidad de presentar la denominada "tarjeta blanca". Mediante la flexibilización de la reforma migratoria, una de las mayores medidas adoptadas por el presidente Raúl Castro, queda eliminado el referido permiso de salida.

En esta misma línea, los cubanos solamente deberán contar con su respectivo pasaporte bajo regla y, si corresponde, con el visado del país de destino, a fin de salir de la isla.

Sin embargo, algunas limitaciones se mantienen en la nueva reforma migratoria. Al anunciar este cambio, el gobierno cubano advirtió que se tomarían medidas "para preservar el capital humano creado por la Revolución".

De esta manera, se deja abierta la posibilidad de determinadas restricciones para deportistas, médicos, educadores, entre otros profesionales considerados de alta cualificación por el país.

De otro lado, el tiempo en que un cubano puede permanecer en el extranjero oscila entre los 11 y 24 meses, sin necesidad de prórrogas.