El presidente de Bolivia, Evo Morales, consideró que el reciente fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, que definió la frontera marítima entre Perú y Chile, es " " para las aspiraciones de su país de recuperar una salida al Océano Pacífico.

"Hemos evaluado estos documentos con nuestros excancilleres y, como decía uno de ellos, los resultados son muy favorables para Bolivia y tenemos mucha esperanza", afirmó en un acto público tras el encuentro con varios de sus ministros.

Afirmó que en los antecedentes de ese fallo, la Corte mencionó una negociación hecha entre La Paz y Santiago en 1975 en los gobiernos de los entonces dictadores Hugo Banzer Suárez y Augusto Pinochet para una solución al enclaustramiento marítimo de Bolivia.

En aquel momento, ambas naciones hablaron de un canje territorial, es decir Chile ofrecía una franja de su frontera con Perú a cambio de otra porción en Bolivia, aunque esas negociaciones luego se diluyeron.

Por su parte, el excanciller Javier Murillo de la Rocha acotó que el fallo para el caso Chile-Perú despeja una incógnita. "En una eventual transferencia a nuestro país de un territorio soberano al norte de Arica, ahora sabemos con certeza hacia dónde se proyectaría el frente marítimo de ese territorio".

Bolivia espera recuperar algo de lo que perdió en la guerra del Pacífico, a fines del siglo XIX, cuando perdió ante Chile 400 km de costa y 120,000 km2, su única salida al Pacífico.