Módulos Temas Día

Secretario de Defensa pone en peligro la presidencia de Trump

Donald Trump puede que todavía no lo sepa, pero su presidencia está colapsando.

Donald Trump

"Creo que sería insensato, pero ¿Qué puedo decir?", afirmó Donald Trump. (Foto: AP)

"Creo que sería insensato, pero ¿Qué puedo decir?", afirmó Donald Trump. (Foto: AP)

(*) Eli Lake

Donald Trump puede que todavía no lo sepa, pero su presidencia está colapsando.

Sus mensajes en Twitter del jueves anunciando la renuncia del secretario de Defensa James Mattis a fines de febrero fueron amables y respetuosos. Y sería fácil atribuir esta renuncia a una diferencia política: Trump ignoró a Mattis y siguió adelante con una retirada apresurada y mal calculada de las fuerzas estadounidenses de Siria. Parece que Trump está a punto de hacer lo mismo en Afganistán.

Pero eso no refleja lo que acaba de suceder. Solo lea la carta de renuncia del general retirado. En ella, Mattis muestra que está pensando en algo mucho más importante que la política de Siria.

Aquí hay algunas citas digas de atención: "Nuestra fortaleza como nación está indisolublemente vinculada a la solidez de nuestro sistema único y completo de alianzas y asociaciones". Y: "Debemos hacer todo lo posible para promover un orden internacional que sea más propicio para nuestra seguridad, prosperidad y valores, y somos fortalecidos en este esfuerzo por la solidaridad de nuestras alianzas". Y esto:" Debemos ser resueltos y no ambiguos en nuestro enfoque hacia aquellos países cuyos intereses estratégicos están cada vez más en tensión con los nuestros".

Luego Mattis lanza el tiro mortal. "Debido a que usted tiene el derecho de tener un Secretario de Defensa cuyos puntos de vista estén mejor alineados con los suyos en estos y otros temas, creo que lo correcto es que renuncie a mi cargo".

La fuerte implicación aquí es que Mattis ya no cree que el presidente piense que los aliados deben ser respetados. Renunció porque no cree que Trump esté de acuerdo con él en que Estados Unidos debería trabajar para preservar un orden internacional liberal. Renunció porque Trump no es tan resuelto e inequívoco con los adversarios de EE.UU. como Mattis cree que debería ser.

En otras palabras: no se trata de política. Se trata de valores, y, según su carta, Mattis ya no cree que el presidente comparta sus valores.

Dicho esto, hay implicaciones prácticas. El miércoles, la mayoría de los senadores republicanos se enfurecieron en un almuerzo con el vicepresidente Mike Pence por la sustancia y el proceso de la decisión de Siria. Espere que la rebelión entre los senadores republicanos se intensifique en los próximos días ya que los aliados kurdos de EE.UU. en Siria se preparan para un ataque de los turcos.

Trump podría haber usado a Mattis para hacer que el Senado reflexionara sobre Siria. Ya no tiene esa opción. Los partidarios del presidente todavía pueden sentirse impasibles, incluso confiados. Trump se ha enemistado con dos jefes de personal, dos asesores de seguridad nacional, un secretario de estado y un fiscal general en menos de dos años. Ha sobrevivido.

Esta renuncia, sin embargo, es diferente. Como escribí hace dos meses, Mattis le proporcionó a Trump un escudo poderoso. Independientemente de lo que haya pensado de sus puntos de vista, Mattis encarna la virtud militar y el espíritu de servicio público. Mientras sirviera al presidente, los republicanos reacios podrían apuntar al Pentágono y decir: si Mattis apoya a Trump, yo también. Ya no pueden hacer eso.

(*) Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial o de Bloomberg LP y sus dueños.

Tags Relacionados:

Donald Trump

EE.UU.

Leer comentarios ( )