Rio de Janeiro (Reuters).- La minera brasileña Vale está vendiendo mineral de hierro a toda su capacidad, a pesar de la desaceleración de la economía de China, su principal consumidor, dijo el lunes el jefe de relaciones con inversionistas de la compañía.

Una serie de indicadores económicos muestran que China, el mayor consumidor mundial de mineral de hierro, se está desacelerando a un ritmo mayor al esperado, lo que llevó a su primer ministro, Wen Jiabao, a pedir el domingo nuevas medidas que fomenten el crecimiento.

Pero Viktor Moszkowicz, jefe de relaciones con los inversores de Vale, la mayor minera de mineral de hierro del mundo, dijo que la demanda del gigante asiático es firme, mientras que un analista de Goldman Sachs dijo que la caída de los inventarios de China pronto motivarían compras a un ritmo más rápido.

"No tenemos ningún problema relativo a las órdenes, continuamos vendiendo todas las cantidades que la compañía produce. El escenario que vemos sigue siendo positivo", dijo Moszkowicz, hablando en el seminario Día de los Inversores de Río de Janeiro, en la ciudad en la que Vale tiene su sede.

El ejecutivo respondió a preguntas sobre noticias de que compradores chinos están solicitando postergar las entregas de órdenes que han realizado.

Las señales de que el panorama general de la demanda de mineral de hierro en el país más poblado del mundo podría no ser tan brillante están aumentando.

Operadores han reportado que algunos compradores chinos no han pagado las entregas de carbón y mineral de hierro, lo que sugiere que el escenario está comenzando a agriarse para las compañías productoras.

El precio del mineral de hierro también ha caído en las últimas semanas, pasando desde los 150 dólares por tonelada hace dos semanas a 135 dólares el viernes, dijeron ejecutivos de Vale.

En el evento de inversores en Río, el vicepresidente de la siderúrgica brasileña Usiminas, Ronald Seckelmann, dijo que la compañía está reduciendo sus planes de extensión de sus operaciones de extracción de mineral de hierro.

La empresa buscaba alcanzar los 29 millones de toneladas al 2015, pero ha reducido su meta a un total "más apropiado" de 25 millones de toneladas, dijo Seckelmann.