El superintendente nacional de Fiscalización Laboral, Aldo Ortega Loayza, dijo que una evidencia de que el nuevo reglamento de elaborado por el Ministerio de Trabajo a las empresas es que no solo toma en cuenta la capacidad de pago de estas, sino que plantea la aplicación de descuentos de hasta el 90% de la multa impuesta.

Ortega aseguró que el objetivo de la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil) "no es sancionar ni recaudar", por lo que señaló que dará prioridad a la labor de orientación y asistencia técnica a todo tipo de empresas en el país.

Sin embargo, advirtió que sí "se sancionará con los máximos topes establecidos por ley los casos calificados de muy graves e insubsanables, como aquellos en los que se encuentre evidencia de trabajo infantil o de trabajo forzoso".

El superintendente hizo estos comentarios durante su presentación ante la Sociedad Nacional de Industrias (SNI).

Respecto a la instalación de las , que incluirán sedes administrativas y centros de atención laboral, afirmó que este año se abrirán seis en Lima, La Libertad, Ica, Moquegua, Loreto y Huánuco. "SUNAFIL se ha planteado la meta al 2016 de culminar la implementación en las demás regiones", manifestó.

En este sentido, Ortega precisó que la reforma del sistema de inspecciones será progresiva. "Vamos a orientar y brindar asistencia para aquellos que sí quieran cumplir con sus obligaciones, pero no podemos dejar de identificar a quienes, a pesar de conocer sus obligaciones, no cumplen. Para ellos se tendrán que aplicar las sanciones", añadió.