El economista español Ricardo Lago advirtió hoy que el mundo está entrando a una nueva crisis financiera, tal como ocurrió en el 2008, y eso afectará al Perú con menores y precios más bajos de los minerales.

Sin embargo, enfatizó que el Perú tiene una situación financiera sólida en medio de un mundo en el que hay países como Grecia con un gobierno quebrado y un Estado que puede volverse en un caos.

"Perú no tiene eso, el Perú tiene una hoja de balance relativamente buena o muy buena, el Estado tiene poca deudas, el BCR tiene muchas reservas y no hay problemas serios en el sector bancario. Yo creo que el Perú puede enfrentar bien la crisis que se viene y creo que el país puede aguantar bien", declaró en RPP Noticias.

Aunque precisó que el país no podrá crecer a tasas de 5% o 6%, inclusive no llegará ni al 3%, por lo que deberíamos "contentarnos" con crecimientos en torno al 2%, lo que será un lujo en la economía mundial durante los próximos 24 meses.

Explicó que el mundo está presenciando tres shocks fuertes, de los cuales el primer y principal es el default de Grecia, lo cual ya es una realidad porque dicho país dejó de pagar sus deudas y es probable que se convierta en el mayor default soberano de los últimos 50 años.

"Esto ha coincidido también con un default en Puerto Rico y una corrección brutal en la bolsa de China que ha caído en casi 30%. Estos nos son hechos aislados sino que es parte de un panorama global de exceso de endeudamiento que hubo en 2008 y las deudas no se han reducido sino que ha aumentado", comentó.

Explicó que la deuda total a nivel mundial ha pasado del 260% de su PBI a 280%, y eso está "empezando a reventar", por lo que se tendrá una nueva crisis financiera global, con lo que caerán los precios de los commodities y las tasas de crecimiento.

Lago agregó que los bancos en están quebrados y si no reciben dinero del exterior pues no podrán abrir sus puertas para atender al público, a lo que se suma que no pueden imprimir euros, lo cual solo puede ser realizado por el Banco Central Europeo (BCE) y los bancos centrales de otros países a los que ya les debe US$ 90,000 millones.

Sin embargo, opinó que no habrá un acuerdo entre el gobierno griego y sus acreedores, ya que el las autoridades griegas no quieren hacer las reformas que se necesitan para sanear su economía.

"Yo creo que no va a haber un acuerdo", indicó y recordó que las reformas que necesita Grecia fueron ofrecidas por el gobierno que estaba a cargo en el 2012, cuando la deuda pública del país helénico era con bonos que estaban en manos de inversionistas privadas.

"Las reformas que no quiere firmar Tsipras ahora no son nuevas sino son las que Grecia se había comprometido hacer en el 2012, por eso digo el problema fundamentalmente no es de deuda y de dinero sino que es de falta de voluntad y de compromiso con las reformas que se necesitan para poner la economía a buen pie", señaló.

Mencionó que si bien Grecia no es un país importante, "cuantitativamente" hablando, para la Unión Europea, ya que representa el 2% del PBI de la Eurozona, sí tiene mucha importancia geoestratégica pues es un país miembro de la OTAN y en su territorio hay muchas bases militares que luchan contra el Estado Islámico.

"Algunos dicen que Europa puede vivir sin Grecia pero yo creo que Europa también necesita a Grecia, además que ese país se salga del Euro generaría problemas, ya que tiene una situación precaria por haber dejado de pagar las deudas con el FMI", aseveró.

Para el economista es un "falso argumento" decir que Europa puede prescindir de Grecia aunque indudablemente el país necesita más del bloque europeo.

Asimismo, mencionó que el gobierno griego ha sido muy hábil en vender a la opinión pública mundial que la austeridad que hay ahora en el país es resultado del pago de la deuda a los acreedores y que éstos están pidiendo unos recortes "leoninos" a servicios públicos y a las pensiones.

"Eso en realidad es falso, eso no es verdad primero porque las reformas que están planteando la Unión Europea son las que ya se había comprometido Grecia en el 2012 pero no ha sido cumplido por los gobiernos", enfatizó.

Además detalló que Grecia no ha pagado ni un solo euro de su deuda pública desde el 2010 y solo en el 2013 hizo el pago de una pequeña cantidad de los intereses de su deuda principal.

"Es falso que la austeridad sea resultado de que estén pagando las deudas, no están pagando las deudas y han seguido aumentando. El problema es que Grecia recibía un excesivo financiamiento desde el año 2010, y eso no venía de bancos sino de países que no están como Grecia pero si están muy mal como Italia, España y Portugal", aseveró.

Manifestó que solo España e Italia han inyectado en Grecia alrededor de 110,000 millones de euros, que equivale a más de la mitad del PBI del Perú, que provienen de sus contribuyentes a pesar de que son países como altas tasas de desempleo.

Para agravar la situación del país helénico, continuó, toda esta crisis ocurre en el momento más importante de su campaña turística, actividad que representa directamente el 20% del PBI del país y se suma otro 15% de actividades indirectas.

"Hay cancelaciones masivas de viajes porque no podrán sacar dinero de los cajeros automáticos, algunos turistas holandeses y alemanes piensan que van a correr cierto riesgo", subrayó.