Si bien el Gobierno ha postergado por un año el al sistema previsional, según César Puntriano, director del área laboral de , el plazo no sería suficiente para una exitosa implementación de la reforma.

"Me parece que un año es un tiempo muy corto. Debemos ponernos plazos pero que sean realistas", advirtió.

EL analista sugirió reconsiderar la gradualidad de las tasas. "La gente debe acostumbrarse a que le detraigan de sus ingresos. Yo comenzaría con una tasa muy baja de 1% o 0.5% para que la gente se vaya acostumbrando. Recordemos que a algunos ya les descontamos 10% por el impuesto a la renta", argumentó.

Asimismo, indicó que la reforma exige como base un estudio técnico que no existe. "Primero, son necesarios los estudios actuariales para determinar cuál será la tasa aplicable y qué alternativas de jubilación pueden ofrecerse al trabajador independiente. Por ejemplo, asociar ventajas si se pagan impuestos puntualmente. La reforma ha sido una decisión política no sustentada en aspectos técnicos", afirmó.

En la primera etapa "informativa" de la incorporación de los independientes, explicó el ejecutivo, el Gobierno debe "vender las ventajas" de los productos previsionales.

"Es necesaria una labor pedagógica con las personas, en especial porque están tocando su bolsillo. La gente no sabe, por ejemplo, que cuando uno se afilia a una AFP no solo ahorra a futuro sino que tiene un seguro, y los independientes no toman seguros por su cuenta", remarcó.

Sin embargo, aclaró el hombre de leyes, no solo es necesario informar a los trabajadores sino a las empresas. "Los software deben estar listos a tiempo. Mucho se han demorado en implementar el AFPnet, los programas telemáticos de Sunat, etc. Si al empleador le dicen que debe retener, deben explicarle cómo hacerlo y brindarle las herramientas informáticas", remarcó.

Por el lado del empleador, aseguró, existieron muchas dudas sin resolver, "salvo un cuestionario muy general en la página de la SBS, pero no hay una casuística", criticó.

EsquemaEl problema de nuestro sistema previsional –resumió el experto- es que contamos con un esquema nacional colectivo, donde no sabemos dónde terminarán nuestros fondos, y uno individual, que beneficia a profesionales de altos ingresos.

En este sentido, consideró que es necesario modernizar –más no eliminar- la ONP con criterios de gestión que permitan mejorar la eficiencia de la entidad, y crear un modelo previsional con un monto mínimo de aporte.

"El modelo previsional debe ser mixto, con una base obligatoria para todos, y quienes ganan más pueden aportar más para que todos tengan una pensión. A eso se le llama la universalización de la seguridad social, con las AFP como actores importantes", explicó.

Finalmente, aclaró que si bien no existe un incentivo para que la AFP ganadora de la licitación invierta en publicidad, pues recibe directamente a los nuevos afiliados, el Estado debe buscar alternativas para informar y ampliar la cobertura.

"La superintendencia debería exigir o hacer la inversión en publicidad, o también podría hacerlo la asociación de AFP, como hace poco, explicando la diferencia entre el sistema público y privado", sugirió.