Jessica Luna, Gerente General de comento que es fundamental impulsar con acciones urgentes el turismo en el Perú.

Asimismo, indicó que más allá de ser sede de eventos internacionales como la Junta de Gobernadores del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, realizada el año pasado, o la cumbre del Foro de Cooperación Económica del Asia Pacífico-APEC este año nuestro país debe de una vez por todas impulsar seriamente el sector turismo, gran generador de divisas y empleos.

"En el Perú, el turismo representa un 9.7% del PBI nacional y genera 1.2 millones de puestos de trabajo, y depende principalmente del turismo receptivo; es decir, llegada de turistas internacionales. Un 85% de turistas que vienen al Perú visitan Machu Picchu, de acuerdo con la Organización Mundial de Turismo. La prioridad debería ser mejorar la recepción de turistas en todos los ámbitos, con políticas y decisiones de inversión que aumenten la calidad de los servicios turísticos que brindamos: seguridad e infraestructura aérea, portuaria y vial", apuntó Luna.

Por otro lado, Juan Stoessel, Director de ComexPerú y Gerente General de Casa Andina, sostuvo que si queremos impulsar el turismo requerimos volver a tasas de crecimiento de dos dígitos, las cuales se estima permitirán que el número de turistas entrantes sea de 5 millones anuales en promedio, e incluso llegar a 10 millones en 2021.

"Para impulsar el dinamismo del sector turismo urge mejorar la infraestructura aérea. Los aeropuertos se encuentran colapsados y son incapaces de cubrir la demanda de vuelos. Según el MTC la segunda pista del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez recién se empezará a construir en 2018. El próximo Gobierno debe tomar acciones rápidas para agilizar este proyecto, pues somos uno de los pocos aeropuertos en Sudamérica con solo una pista de aterrizaje. De igual manera, urge avanzar en la construcción del nuevo terminal. Asimismo, se debe mejorar la conexión del aeropuerto con las zonas hoteleras de Lima a través de vías rápidas", enfatizó.

Para Stoessel, también se debe apuntar hacia nuevos destinos para los turistas. "El turismo está concentrado en Machu Picchu. En 2010 el turismo receptivo cayó un 80% cuando el santuario de Machu Picchu se cerró a causa de desastres naturales. Por ende, se debe ampliar el flujo de turistas hacia otras zonas para reducir esta dependencia. El Circuito Turístico del Sur sería la prioridad, pues hacia allí va el 85% del turismo receptivo, enfocándose en los departamentos de Ica, Arequipa y Puno, además de Cusco.

En el Circuito Turístico del Norte, que concentra el 10%, la atención se centraría en Lambayeque y La Libertad, que representan el 90% de esta ruta. Ahora bien, para una mejor conexión entre estas dos zonas y el Circuito Turístico del Río Amazonas, se deberían crear vuelos interdepartamentales, de Cusco a Chiclayo, para conectarse con el norte, y de Cusco a Iquitos, para conectarse con la Amazonía", remarcó Stoessel.

Indicó además que "se debe mejorar el acceso a Machu Picchu a través de acciones concretas como crear un circuito que incluya una salida distinta al ingreso por Aguas Calientes, para así agilizar el flujo de turistas, lo cual potenciaría la cantidad de visitantes potenciando los negocios locales. Asimismo, avanzar con el nuevo Centro de Visitantes y ampliar los caminos a la ciudadela".

El titular de Comex refirió al aeropuerto del Cusco: "el Aeropuerto Internacional Velasco Astete debe ser ampliado para soportar su crecimiento, mientras se inicia de una vez la construcción del Aeropuerto de Chincheros. Si queremos atraer cada vez más turistas a la ciudad imperial, el aeropuerto debe contar con todas las condiciones, de capacidad como de nivel operativo, para responder a la afluencia de los próximos años", apuntó.

Para la Gerente General de ComexPerú, el sector turismo cuenta con un enorme potencial de desarrollo para diversificar la economía, pero las condiciones inadecuadas lo impiden. "Si en lo que respecta al sector turismo seguimos dejando las cosas para mañana, estaremos impidiendo la creación de miles de puestos de trabajo, la mejora de la calidad de vida, el desarrollo de las regiones y el impulso de la competitividad de las industrias conexas al mismo. Este sector debe ser prioritario para el próximo Gobierno", finalizó Jessica Luna.