(Reuters).- El premio Nobel de Economía instó al a tomar acciones para impedir que la zona euro caiga en una al estilo de Japón, afirmando que se arriesga a permanecer inmóvil mientras la economía se "deprime de forma persistente".

En declaraciones en el foro inaugural sobre bancos centrales en la localidad portuguesa de Sintra, Krugman sugirió que la podría dirigirse sin darse cuenta hacia una deflación al estilo de Japón, un desafío al que el presidente del BCE, , tendrá la oportunidad de responder en una conferencia en Portugal hoy mismo.

Sería fácil convencerse de que no hay ningún problema, dijo Krugman, y añadió: "No hay esa explosiva dinámica a la baja en la zona euro, o en Estados Unidos".

"Pero nunca hubo una dinámica explosiva a la baja en tampoco, y pensamos que Japón ha tenido un problema persistente de deflación", añadió.

El está cada vez más incómodo con la persistente baja inflación en la zona euro, que ha quedado atascada por siete meses en lo que Draghi ha llamado la "zona de peligro", por debajo del 1%.

En la inauguración del Foro Sintra del BCE, considerado la versión europea de la conocida conferencia Jackson Hole de la Reserva Federal estadounidense, Draghi dijo que existe el riesgo de que las expectativas desinflacionistas se estén arraigando.

Sus palabras se dan a conocer después de afirmar en la reunión del BCE de mayo que el consejo de gobierno estaba "cómodo con actuar la próxima vez" la reunión de política del 5 de junio pero que quería ver primero las perspectivas económicas actualizadas sobre el bloque.

Desde entonces, los datos han confirmado un leve avance en la en abril a 0.7%, desde el 0.5% del mes anterior.

Krugman dijo que una en toda regla es muy inusual. "Si sólo vas a estar realmente forzado a hacer algo cuando se convierta en una espiral deflacionista, no lo vas a conseguir y vas a quedar ahí sentado con una economía persistentemente deprimida porque la inflación es demasiado baja", sostuvo.

Reiteró su petición a los bancos centrales para abordar una inflación superior a la de, por ejemplo, el objetivo del BCE de apenas un 2%, a fin de evitar quedar atrapado en un periodo de bajas alzas.

El BCE está preparando un paquete de opciones políticas para su reunión de junio, dijeron fuentes a Reuters, incluidos recortes en todas las tasas de interés y medidas concretas encaminadas a impulsar el préstamo a las pequeñas y medianas empresas.