y estarían experimentando un impacto negativo en sus industrias a raíz de la competencia desleal de , cuyos productos estarían ingresando a sus mercados a precios subvaluados. Si esta situación se comprueba, una demanda conjunta entre ambos países tendría todas las de ganar ante la Organización Mundial de Comercio (), según un experto.

"Al asociarnos en las demandas podemos lograr los objetivos. Así que eso es lo que debemos hacer. Esa es la idea detrás de la . Así sea para declarar una práctica inadecuada, la idea es actuar en conjunto para conseguir un resultado", dijo a La República de Colombia, Luis Nelson Beltrán, Ph.D. en desarrollo económico y experto en temas de Latinoamérica.

Como anticipó Gestión, se estima que más de 14,000 empresas del sector confecciones estarían y al menos 30% de las firmas en el emporio Gamarra han tenido que pasar de ser productores a importadores de prendas chinas con tal de no salir del mercado. Por ello, decidió abrir una investigación para probar oficialmente esta distorsion.

En México, el sector más afectado es la industria del calzado. Las cifras lo dicen: se importaron 17,5 millones de pares de zapatos durante el primer semestre del año, un alza de 59% frente al mismo periodo en 2012 y el precio del producto cayó 14% en lo que va del año. Expertos de ese país, sostienen que la competencia desleal de China es evidente según se anotó en el diario colombiano, puesto que un zapato chino cuesta 7.5 dólares comparado a un costo de 21 dólares por la producción en nacional.

Carlos Ronderos, exministro de comercio de Colombia, resaltó que la clave para proteger las industrias latinas no está solo en combatir la competencia de China, pues a este problema se le agrega el contrabando por subfacturación y el abierto, el lavado de dinero y la falta de competitividad de las empresas locales. Subir los aranceles explicó no son una solución real al problema, porque aumentará el contrabando.