Roma (Reuters).- Un organismo europeo que monitorea el lavado de dinero entregó el miércoles un informe al Vaticano, con el que la Santa Sede espera apuntalar la reputación de su banco tras una investigación efectuada por magistrados italianos.

Moneyval, el departamento del Consejo de Europa que evalúa la eficacia con que los estados miembro hacen frente al lavado de dinero, dará un mes al Vaticano para responder el informe antes de hacerlo público.

El Vaticano ha estado tratando de unirse a la llamada "lista blanca" de Estados que cumplen los estándares de transparencia financiera de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. El informe Moneyval, basado en consultas y reuniones con inspectores, sería un paso clave para ello.

El banco del Vaticano, formalmente conocido como Instituto para las Obras de la Religión, ha estado en crisis desde el 24 de mayo, cuando su presidente Ettore Gotti Tedeschi fue despedido por el directorio, que dijo que era incompetente y problemático.

Tanto Gotti Tedeschi como Paolo Cipriani, director general del banco, están siendo investigados por magistrados de Roma, quienes en el 2010 congelaron 23 millones de euros (33 millones de dólares) que el banco tenía en dos bancos italianos.

El banco del Vaticano dice que no hizo nada malo y que simplemente realizó "operaciones normales" al transferir fondos propios entre sus cuentas en Italia y Alemania. El dinero fue liberado en junio del 2011, si bien la investigación continúa.

La búsqueda para reemplazar a Gotti Tedeschi está actualmente en marcha, pero no se espera una designación sino hasta después del verano boreal.