Nueva York (Reuters).- Los precios del petróleo subieron el lunes, después de que el primer ministro de China pidiera más esfuerzos para estimular el crecimiento y mientras los inversores esperaban con cautela el resultado de la segunda ronda de negociaciones de Irán con las potencias occidentales sobre el programa nuclear de Teherán.

El crudo Brent para entrega en julio subió 1.67 dólares a 108.81 dólares por barril, luego de tocar un máximo de 109.26 dólares en la sesión y tras una caída de un 10.59% en las tres semanas previas.

Después de seis semanas consecutivas de cierres a la baja, el crudo de Estados Unidos para entrega en junio avanzó 1.09 dólares, a 92.57 dólares por barril. El contrato para junio vence el martes, mientras el petróleo estadounidense busca romper una serie de tres pérdidas semanales.

La prima del crudo Brent con su par estadounidense aumentó a 15.95 dólares por barril, después de que el sábado comenzara el cambio de sentido del flujo del oleoducto Seaway.

El llamado del primer ministro chino, Wen Jiabao, para que se dé "más prioridad a mantener el crecimiento" apuntó a la voluntad de Pekín de tomar medidas después de que varios indicadores económicos sugieren que la economía podría seguir desacelerándose.

Las esperanzas de estímulo en China y el énfasis del Grupo de los Ocho países industrializados en la necesidad de crecimiento y empleos en su cumbre del sábado dieron un impulso al crudo, las acciones de Estados Unidos y Europa y al cobre, una materia prima industrial clave.

El G8 apoyó que Grecia siga en la zona euro, pero no entregó una receta específica para resolver la creciente crisis de deuda.

Con respecto a Irán, en un fuerte mensaje a la República Islámica antes de las conversaciones del miércoles, los líderes del G8 avisaron a la Agencia Internacional de Energía que esté lista para utilizar las reservas de crudo de emergencia si las nuevas sanciones sobre Teherán amenazan con tensar el suministro.

El oleoducto Seaway comenzó a bombear crudo desde Cushing, Oklahoma, a la costa estadounidense del Golfo de México. El cambio de sentido busca reducir los grandes inventarios en el medio oeste del país y recortaría la prima entre el Brent y el crudo estadounidense.

El euro pasó a terreno positivo frente al dólar, impulsado por las ganancias de las acciones de Europa y Estados Unidos. El índice del dólar se debilitó. Un dólar más bajo puede brindar respaldo a las materias primas denominadas en dólares, al hacerlas más económicas para quienes usan otras monedas.