Nueva York (Reuters).- subió más del 1.5% el viernes, en su mayor ganancia diaria desde noviembre, luego de que decepcionantes datos sobre el generaron expectativas de que la Reserva Federal continuará con su programa de compra de bonos que favorece al lingote.

El oro aceleró sus ganancias durante la sesión tras los datos laborales y escaló el 1.7%, a 1,579.60 dólares, tras tocar máximos de US$ 1,580.80 más temprano.

Los futuros del oro estadounidense para junio subieron US$ 23.50, a US$ 1,575.90 por onza.

El metal puso fin a tres sesiones consecutivas de fuertes pérdidas después de que el Departamento de Trabajo de Estados Unidos dijo que la economía creó apenas 88 mil empleos el mes pasado, el ritmo más lento de contrataciones en nueve meses.

Una fuerte cobertura de posiciones cortas en el oro y pérdidas en las acciones estadounidenses también apuntalaron los valores del lingote.

Débiles datos laborales redujeron la posibilidad de que la Fed altere la compra mensual de US$ 85,000 millones en activos y bonos respaldados por hipotecas, en su intento por impulsar el crecimiento económico del país.

El oro es utilizado como cobertura contra la inflación, que puede ser suscitada por medidas de estímulo de los bancos centrales. El metal precioso aún acumula pérdidas de más del 1% en la semana, en uno de sus mayores declives semanales desde inicios de año.