Atenas (Reuters).- Grecia pidió el miércoles a sus prestamistas internacionales dinero extra para completar una que forma parte de su plan de rescate, un esquema que ha sido calificado como un éxito pese a que incumplió con la meta de reducción de la deuda del país.

El programa, que busca poner el abultado nivel de deuda de Grecia en un punto sostenible y desbloquear así los fondos que el país necesita para evitar la quiebra, contaba con un presupuesto máximo de 10,000 millones de euros (13,000 millones de dólares) para la recompra de bonos que actualmente se negocian con un enorme descuento sobre su valor nominal de unos 30,000 millones de euros.

Pero tuvo que ofrecerle a los inversores un precio mayor al esperado, lo que elevó los costos a 11,290 millones de euros si quiere comprar los 31,900 millones de euros en bonos que los inversores ofrecieron.

La agencia de deuda de Grecia dijo que recompraría la suma completa si obtiene financiamiento adicional de sus prestamistas.

"Este es un buen resultado, pese a la necesidad de aumentar el financiamiento", dijo Theodore Krintas, jefe de gestión de riqueza de Attica Bank. "El resultado final es que la deuda se reduce", añadió.

La recompra representa casi la mitad de un paquete de alivio de deuda más amplio que los prestamistas acordaron para Atenas el mes pasado, y su éxito es esencial para mantener al Fondo Monetario Internacional comprometido con un plan de rescate diseñado en conjunto con la Unión Europea.

La directora del FMI Christine Lagarde dijo que está .

Los ministros de finanzas de la zona euro y Lagarde discutirán la recompra en una reunión del Eurogrupo prevista para el jueves. Si llegan a un buen puerto, liberarán 34,400 millones de euros en préstamos que Grecia necesita para reflotar su sistema bancario y su economía.