La volatilidad internacional es un efecto global como un tsunami que arrasa con todos los mercados. En escenario adverso, el podría alcanzar niveles de 2.90 soles sin ningún problema. Así lo indicó Melvin Escudero, director de la Maestría de Finanzas de la y CEO de .

Sin embargo, señaló lo siguiente: "Si mantiene sus niveles actuales de crecimiento y China está entre 7 – 7.5%, deberíamos esperar un dólar que fluctúe en los niveles actuales, entre un 2.70 y un 2.90 con un rango promedio de 2.80".

Sobre los factores que pueden , una primera consideración es que la desaceleración en las economías emergentes ha causado un flight-to-quality de los inversionistas, es decir, llevar los capitales a los mercados desarrollados.

Para el experto, el factor de riesgo más importante sobre el tipo de cambio es la evolución que muestre la . Esto tendría un impacto sobre las tasas de interés en la medida en que la comience a reducir los estímulos monetarios.

"Mi impresión es que la fortaleza de la economía americana y la inusitada confianza de los inversionistas alrededor del mundo, le van a dar una mayor capacidad de reacción. Con esto, podría ser que el factor sorpresa sea un crecimiento robusto y eso podría significar que la FED tendría que desarmar el de forma rápida, generando volatilidad fuerte", explicó.

¿Cuál es la probabilidad de que ocurra este factor sorpresa? Para Escudero, es de un 40%. El motivo es que, si bien EE.UU. viene mostrando tasas de crecimiento moderadas, la situación de las empresas es diferente.

Las firmas corporativas norteamericanas están mostrando fortaleza y esto reactiva la demanda interna. Con ello, aumentan sus requerimientos de personal y podrían hacer caer la . Cabe recordar que la FED revisaría el plan de estímulo monetario cuando el desempleo ronde los 6.5%.

Factores de riesgo localesDe otro lado, Escudero también anotó que los y balanza de pagos han sido causas de devaluaciones 'traumáticas' en la historia no muy antigua del Perú.

"No estamos en esa situación, pero los indicadores macro nos van dando señales de que el dólar podría haber tocado un piso de largo plazo en 2.55 hace unos meses", dijo.

Finalmente, el especialista destacó que el tiene todas las herramientas para atenuar la volatilidad de manera efectiva en el corto plazo. Además resaltó el ente emisor atenuará la volatilidad, pero en caso de devaluación, no cambiaría la tendencia en línea con las demás monedas emergentes.