Londres (Reuters).- El cobre registró el viernes su mayor caída diaria en un mes, presionado por renovados temores sobre la crisis de deuda en España, la fortaleza del dólar y la advertencia de China contra la especulación en el sector inmobiliario.

El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres cayó un 2.5%, a 7,545 dólares la tonelada, su retroceso diario más profundo desde el 21 de junio.

En Nueva York, el contrato para septiembre bajó 8.65 centavos, o un 2.45%, para cerrar en 3.4480 dólares la libra, tras operar entre 3.4180 y 3.5285 dólares.

El metal retrocedió fuertemente respecto al jueves, cuando anotó máximos de dos semanas de 7,813 dólares, y el descenso implicó pérdidas en el cobre de un 2% en la semana luego de escalar un 2.2% la semana pasada.

La región española de Valencia, fuertemente endeudada, dijo el viernes que pedirá ayuda a un mecanismo del Gobierno central para dar liquidez a las comunidades con problemas de financiación, complicando los esfuerzos del Gobierno central de evitar un rescate a gran escala.

El euro cayó a mínimos de más de dos años contra el dólar y el rendimiento de los bonos españoles a 10 años amplió su avance por encima del nivel de 7% que es considerado insostenible.

La fortaleza del dólar hace que las materias primas denominadas en esa moneda sean más caras para los tenedores de otras divisas.

El cobre, usado extensamente en construcción y considerado como un indicador de la salud de la economía global, se ha mantenido en un rango acotado entre 7,500 y 7,800 dólares por tonelada en lo que va de este mes.

Los mercados de metales cayeron desde temprano, después de que Pekín emitiera un firme recordatorio a los gobiernos locales para mantener medidas drásticas contra la especulación inmobiliaria, subrayando las preocupaciones del Gobierno por las presiones inflacionarias.

China es la segunda economía mundial y consume mayormente cobre, aluminio, mineral de hierro, acero y carbón. Pero luego de casi una década con tasas de crecimiento anual de casi un 10%, su economía se está desacelerando.