(AFP/Reuters) El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció una de 37% del bolívar reservado para la importación de alimentos y medicinas, que pasará de 6.3 a 10 bolívares por dólar.

"El sistema de cambios que vamos a simplificar en dos bandas, la banda del sistema de cambio protegido que arranca mañana, de 6.30 a 10 bolívares, y otra que será flotante y que hasta ahora era de 200 bolívares por dólar, precisó.

GasolinaVenezuela subirá, por primera vez en casi dos décadas, los precios de la gasolina más barata del mundo, como una de las medidas para enfrentar la aguda crisis económica que azota al país petrolero, señaló Maduro.

Con los nuevos precios, que entrarán en vigencia el viernes, la gasolina de 95 octanos se incrementará en 62 veces para pasar a costar 6 bolívares el litro desde los 0.097 bolívares actuales. La gasolina de 91 octanos subirá de 0.07 bolívares por litro a 1 bolívar.

Venezuela sufre una profunda recesión económica con la inflación más alta del mundo, en medio de una tozuda escasez de bienes básicos que se ha agravado con el desplome de los precios del crudo, la principal fuente de divisas de la nación.

Maduro anunció que el aumento representará para el país ahorros por unos US$ 800 millones en el dinero que destina a importar aditivos, especialmente para su gasolina de 95 octanos.

Según cifras oficiales, la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) destina unos US$ 12,500 millones anuales para mantener el subsidio a los combustibles.

"Llamo a la paz y al respeto, junto al pueblo y los transportistas, a todas estas decisiones necesarias", dijo Maduro durante una cadena de radio y televisión. "Al pueblo venezolano le pido que sea un sistema recibido y apoyado".

El aumento de la gasolina es un tema sensible en Venezuela. A principios de 1989 el entonces presidente Carlos Andrés Pérez emprendió una serie de ajustes económicos que incluyeron el alza del combustible y que derivaron en violentas protestas conocidas como el "Caracazo".

Remecido por las protestas, Pérez no pudo terminar su mandato y de allí en adelante los venezolanos asociaron el alza del combustible con protestas y asumieron como un derecho adquirido gozar de la gasolina más barata del mundo.

Adicionalmente, como parte de las medidas para capear la crisis económica, Maduro anunció un alza de los precios controlados para un centenar de servicios y productos fundamentales, aunque sin enumerarlos.

"Hay que establecer los nuevos precios en base a los costos reales", dijo el mandatario luego de admitir que había productos cuyos precios estaban "desfasados".

El máximo margen de ganancia para bienes y servicios ofrecidos en Venezuela es de un 30%.

El presidente además ordenó una reestructuración del sistema estatal de producción, importación y distribución de alimentos, aunque advirtió que no iba a ser "de la noche a la mañana".