Las Reuniones Anuales del y el Banco Mundial (BM) regresan a América Latina tras 48 años, como un reconocimiento a los logros de las economías de la zona en materia de reducción de pobreza y rápida expansión económica, asegura Alejandra Viveros, vocera del BM para América Latina.

"Las reuniones anuales nos dan la oportunidad de destacar estos logros, y también de abordar los desafíos para seguir avanzando en alcanzar la meta de poner fin a la pobreza extrema en el 2030", dice.

Entrevistada por El Economista, a unas horas de que inicien los seminarios previos a las reuniones anuales, en Lima, Perú, explica que aquella economía sudamericana ha sido una de las más dinámicas de la región, sobre todo en la década de la bonanza de los precios de los commodities.

Perú llegó a alcanzar expansiones anuales de 8.9% en el 2010, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Economía e Informática (INEI).

"Perú ha sido una estrella de crecimiento en América Latina en los últimos años y ha hecho importantes avances en materia social. Las reuniones anuales sin duda generarán más interés en el país y en lo que tiene que ofrecer", afirma la vocera.

Pese a haber sufrido una desaceleración económica, la expansión del Perú se mantuvo cercana a 6% hasta el 2013; nivel que duplica al que han alcanzado en promedio todas las economías de la región año con año.

Los otros competidoresDe acuerdo con la vocera del Banco Mundial, en las reuniones realizadas fuera de Washington (cada dos años) aumenta la asistencia de actores nacionales y regionales, y algunas de las conferencias abordan temas de interés regional.

Así por ejemplo, en este encuentro que iniciará el martes 7 de octubre, con los seminarios previos a las reuniones, habrá uno dedicado al crecimiento económico en América Latina con inclusión, donde participa la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena.

También está programado uno titulado "Un puente en el Pacífico: Cómo aprovechar las ventajas del aumento de la integración comercial y financiera entre Asia y América Latina", donde participan el subgobernador del Banco Popular de China (banco central), Ya Gang, la subasesora de Seguridad Nacional en economía internacional de Estados Unidos, Caroline Atkinson, y el ministro de producción de Perú, Piero Ghezzi Solís.

O el correspondiente al rol de la banca central en América Latina, seminario donde participarán el del Banco de México, Agustín Carstens; el banquero central de Brasil, Alexander Tombini, y el presidente del Banco Central de Chile, Rodrigo Vergara.

Desde su fundación en 1945, el han realizado 23 de sus Reuniones Anuales fuera de Washington, que es la sede de ambos organismos. Sólo dos de estas habían sido organizadas en América Latina. En 1952, la ciudad de México fue el tercer anfitrión itinerante en la historia de los llamados Gemelos de Bretton Woods, y en 1957 fueron hospedadas por Río de Janeiro, Brasil.

Las Reuniones Anuales arrancan formalmente el 8 de octubre, en Lima, Perú.

El gigante asiático marca el paso del comercio peruanoLa relación comercial de Perú con China equivale a la que México mantiene con Estados Unidos; el gigante asiático se ha convertido en el primer socio comercial del país sudamericano.

Durante el 2014, el comercio entre Perú y China sumó US$ 15,000 millones anuales y las inversiones del país asiático en Perú superaron los US$ 6,000 millones.

Por su parte, las exportaciones a China sumaron 7,023 millones de dólares, destacando el dinamismo de los sectores agrícola, pesquero, sidero-metalúrgico y minero.

El principal producto de exportación fue el mineral de cobre y sus concentrados, mismo que representó 48.6% del valor total exportado a China.

Entre los principales productos no tradicionales exportados se encuentran uvas, algas, maderas, productos de alpaca, pota, entre otros, de acuerdo con cifras del Centro de Comercio Exterior de la Cámara de Lima.

El año pasado Perú importó de China 21.1% de sus compras, por un monto de alrededor de US$ 8,922 millones, de acuerdo con el organismo.

Con estas cifras, desplazó a Estados Unidos, que había fungido como su principal proveedor.

El gigante asiático abastece gran parte de la línea de aparatos eléctricos (celulares y aparatos de comunicación en general, procesadores de datos portátiles, monitores y vehículos), así como de sus respectivas partes, al país sudamericano.

El sector químico es otro importante y en éste figuran los insumos de la industria farmacéutica.

El intercambio comercial entre Perú y China se cuadriplicó tras la puesta en vigor del Tratado de Libre Comercio entre ambas naciones, firmado en el 2010. Hoy 24.4% de las exportaciones tradicionales van a China.

Diario El Economista de MéxicoRed Iberoamericana de Prensa Económica (Ripe)